A la conquista del desierto

Edición Impresa

En la mesa estaban el presidente Rubén Filipas y el técnico, Alejandro Sabella, pero todas las miradas -y la mayoría de las preguntas- confluían en un Juan Sebastián Verón que con humildad y hasta por cábala decía: «Nunca nos ha tocado llegar como favoritos, y creo que tampoco lo somos. Siempre en mayor o menor medida nos vino bien, pero eso dependerá del equipo».

Aunque después se desdijo: «Tampoco me preocupa cómo llegamos, con favoritismo o no, sino como llegue el grupo, y en estos casos siempre ha tenido una respuesta positiva. Ésta será una prueba más».

El equipo platense debutará el martes 15 contra el ganador del duelo entre TP Mazembe, del Congo, y Pohang Steelers, de Corea del Sur, y en caso de ganar se clasificaría para la final, instancia en la que el rival más probable es el poderoso Barcelona.

«Este torneo se esperó desde hace mucho tiempo y, estando acá se magnifica todo. A partir de la obtención de la Copa en estos seis meses de lo único que se habló fue de esto. Vamos a dejar todo, como siempre. Van a estar puestas siempre las mismas ganas, la misma ambición y la convicción de dejar todo», terminó su alocución el capitán y líder de Estudiantes.

Por su parte, el entrenador, Alejandro Sabella, dijo que «es un gran honor» representar al fútbol argentino en el Mundial de Clubes y expresó sobre la preparación del equipo: «No tenemos muchos días. Dos fueron de recuperación después del partido contra Chacarita, dos más perderemos por el viaje ya que salimos mañana (por hoy) y llegamos el miércoles a última hora, más la aclimatación que tendremos por el cambio de horario, habrá poco tiempo».

Dejá tu comentario