Acero: habrá cupos para exportar libre de aranceles a EE.UU.

Edición Impresa

En el caso del aluminio el arreglo implica un congelamiento, lo que a la larga significará pérdida de mercado. En acero se podrá aumentar 35%.

El Gobierno de Mauricio Macri logró anotarse un punto a favor en materia económica, en una semana en el que las noticias no lucen bien. Consiguió que las autoridades de Comercio de Estados Unidos le autorizaran cuotas para exportar acero y aluminio libres de aranceles. Para el aluminio, el cupo será del 100% del promedio de lo exportado anualmente durante el último trienio, mientras que para el acero será del 135%, es decir, se logró autorización para ampliar las ventas un poco más por sobre lo que ya se venía haciendo.

Argentina comparte el privilegio con Australia, Brasil y Corea del Sur, mientras que la Unión Europea y Japón, entre otros deberán seguir negociando si quieren sortear la barrera proteccionista que impuso la administración de Donald Trump. México y Canadá, los socios del NAFTA, tienen plazo hasta el 1ro de junio.

Tanto el Ministerio de la Producción, que conduce Francisco Cabrera, como la Cancillería, a cargo de Jorge Faurie, salieron al unísono a anunciar la buena nueva y a anotarse para la foto.

"Nuestras empresas de acero y aluminio pueden seguir vendiendo a los Estados Unidos: esto para el sector es clave porque ese país es el principal destino de las exportaciones de esos productos", destacó Cabrera, quien explicó que para acceder a esta etapa de negociación "tuvo mucho que ver la excelente relación de trabajo que se fue construyendo con el gobierno norteamericano, cuyo punto de partida fue el vínculo existente entre ambos presidentes".

Por su lado, la Cancillería remarcó en una nota oficial que "el resultado favorable a la Argentina es fruto de las gestiones lideradas por el presidente Macri y llevadas a cabo por especialistas del Ministerio de Producción, de la Cancillería y de la Embajada Argentina en Washington, con el embajador Fernando Oris de Roa a la cabeza". Faurie aprovechó la oportunidad para saludar a su par, el flamante secretario de Estado, Mike Pompeo, con quien mantuvo una charla telefónica.

Más allá de todo, en el caso del aluminio, el cupo conseguido implica un congelamiento de las exportaciones, ya que en una economía en expansión como la norteamericana, mantener el 100% del promedio de las ventas de los ultimos tres años implicará una caída relativa respecto del consumo interno que tendrá la primera potencia, espacio que seguramente será ocupado por los proveedores locales.

No sería el caso del acero, que lograría un 35% más por sobre lo vendido en el mismo período. Pero más allá de ello, el cobro de aranceles del 25% para el acero y del 10% al aluminio, es una medida dirigida contra China, país que es acusado de llevar al mercado mundial a una crisis de precios, por sobrecapacidad de producción. Si la producción China, se queda afuera, presionarán a la baja las cotizaciones internacionales, lo cual también compensaría parcialmente las ventajas conseguidas en este acuerdo por Argentina, Brasil Australia y Corea del Sur, que son los países cuya exportación impactan poco en el total de los que compra Estados Unidos al mundo.

Por lo pronto, la Unión Europea ya manifestó su descontento por la decisión norteamericana y se apresta a responder.

Dejá tu comentario