Acqua Records: “El negocio de la música sufre por el dólar alto”

Edición Impresa

El CD sigue siendo el principal sostén de la industria local. Pero se frenó la fabricación por la inestabilidad cambiaria. El formato digital aún no pesa.

Acqua Records es un sello musical independiente que recogió la herencia de pioneros como Trova, Mandioca y Melopea. Actualmente es uno de los más importantes del país fuera del universo de las discográficas tradicionales. Fundado en 1992, vivió su época de gloria con la convertibilidad y el auge del CD en los años 90. Ahora, tras una década de crecimiento, el negocio de la edición de discos sufre el impacto de la caída del consumo y la disparada del dólar.

"Es angustiante trabajar así", explica Diego Zapico, CEO y fundador de Acqua Records, mientras muestra el monitor de su computadora donde tiene abierto el portal de ámbito.com para seguir la cotización del dólar.

Periodista: ¿Cuál fue el mejor momento de Acqua?

D.Z.:
Veníamos de hacer buenos negocios en la convertibilidad trabajando como distribuidores en el país de sellos chicos de Estados Unidos y Europa. Fue con la aparición del CD y el dólar barato. A partir de 1997 o 1998 empiezan a pegar las crisis externas, acá se da el concurso de acreedores de Musimundo, luego el de Tower Records, que fueron golpes muy severos para la industria. Luego, a partir de 2005, ya concentrados sólo en la edición de música, vivimos un muy buen momento, que se extendió hasta 2014 o 2015 sin mayores problemas.

P: ¿En qué punto están hoy?

D.Z.: El contexto actual del país se ve muy mal, con un consumo muy deprimido, inestabilidad de precios y tipo de cambio. La fabricación del disco físico está muy atada al dólar y encarece mucho los costos de producción de CD.

P: ¿El CD sigue alimentando el negocio de la música?

D.Z.: Sigue siendo necesario para el artista, y se vende mucho en las giras, lo mezclan con promociones, merchandising. Además, su valor simbólico es enorme, porque sin CD no hay gira, no hay excusa para salir a hablar con la prensa. Su impacto real en la facturación pierde peso porque se entra a monetizar lo digital, el streaming, el download.

P: ¿Cómo impactó la irrupción del formato digital?

D.Z.:
A nivel industria se produce una reconversión por el ingreso del soporte digital cada vez de manera más fuerte, pero dentro de una diversificación donde su impacto es poco significativo. Necesita de un volumen que sellos medianos o chicos no tienen. Es positivo, pero se integra en un menú variado. Es una oportunidad de ampliar nuestro mercado. El modelo es de ingreso múltiple, ninguno se contrapone a otro.

P: ¿Qué pasa con el vinilo?

D.Z.:
Se sigue importando y fabricando aquí, pero no en el volumen que se pensaba en 2014 cuando explotó su reaparición como formato. Por la suba del dólar ahora es prohibitivo. Las condiciones macroeconómicas hacen que sea inviable sostener algo que en el exterior funciona muy bien. Es un buen ejemplo de algo que podía ser dinamizador de la industria y en este contexto se frustró.

Entrevista: Jorge Velázquez

Dejá tu comentario