17 de abril 2013 - 00:00

Advertencia del Fondo: los controles frenan inversión

Advertencia del Fondo: los controles frenan inversión
El FMI advirtió ayer que "los amplios controles a las operaciones cambiarias y a las importaciones" puestos en práctica por la Argentina afectaron la confianza en el desarrollo de la actividad empresarial y las inversiones en el país. Además, pronosticó que la economía argentina crecerá el 2,8% este año, menos de lo esperado por el Gobierno, mientras que la inflación rondará el 10%.

Estos datos forman parte del informe sobre "Perspectivas económicas globales", difundido en Washington. De acuerdo con ese trabajo, la economía nacional crecerá el 2,8% durante este año (contra el 4,4% fijado estimado en el Presupuesto nacional) mientras que en 2014 repuntará y la mejora alcanzará el 3,5%.

En cuanto a la inflación, el organismo pronosticó una suba del 9,8% para este año, en sintonía con lo previsto por la Casa Rosada, aunque tal como lo hizo en las anteriores publicaciones de las "Perspectivas", planteó sus críticas. En ese sentido, aclaró que su pronóstico "se basa en los datos oficiales de la Argentina, pero que, no obstante, el organismo ha emitido una declaración de censura y ha llamado a la Argentina a adoptar medidas correctivas que aseguren la calidad de los datos oficiales de PBI e Índice de Precios para el Gran Buenos Aires".

Además, hizo referencia a las mediciones privadas de precios, que utiliza para "el seguimiento de los datos macroeconómicos de la Argentina", de acuerdo con el informe difundido en Washington.

En tanto, el documento del FMI también incluyó un párrafo sobre el desempleo en la Argentina: lo situó en el 7,1% para 2013 y en el 6,8% para 2014, por encima de las estadísticas oficiales. Y estimó que, por primera vez en la era kirchnerista, se registrará un déficit en la cuenta corriente, que será del 0,1% del PBI, en 2013, y del 0,5% en 2014.

Con respecto a la región, el informe puntualizó que la economía creció el 3% en 2012 (1,5% menos que el año anterior), básicamente por una menor demanda externa y la desaceleración de la economía brasileña, la más poderosa de la región. "La desaceleración en Brasil se propagó a sus socios comerciales en la región, en particular la Argentina, Paraguay y Uruguay", reconoció el organismo.

América del Sur seguirá creciendo en 2013, aunque en vez de cerrar con un avance del 3,6 % como se esperaba en enero, lo hará con el 3,4 %, que irá seguido de una mejora del 3,9 % en 2014. Los datos certifican la buena salud económica, con niveles de inflación estables en entorno al 6%, y un déficit por cuenta corriente también constante en líneas generales y por debajo del 2% del PBI.

El gran cambio de las previsiones del FMI lo protagoniza Brasil, que crecerá este año medio punto menos de lo que se esperaba en enero, con un avance del 3%, por encima del 0,9 % de 2012. Pese a los contratiempos, esta economía conseguirá crecer un 4% en 2014, según las nuevas previsiones del organismo.

El organismo espera que los países con alta dependencia de las exportaciones de materias primas mantengan su sólido crecimiento "con la notable excepción de Venezuela", que pasará de crecer un 5,5 % en 2012 a tan sólo un 0,1 % en 2013 por el menor gasto fiscal, el frenazo del consumo y la devaluación de su divisa.

Dejá tu comentario