Agenda del BCRA: emisión y créditos

Edición Impresa

Mercedes Marcó del Pont no tuvo demasiado tiempo ayer para festejar. En primer lugar, porque la aprobación de su pliego en una ajustada votación del Senado la tomó por sorpresa (en el BCRA no aguardaban sesión ayer), pero sobre todo porque tiene una abultada agenda por delante.

A su gestión le quedan poco más de cinco meses, ya que completa el mandato de Martín Redrado que vence el 23 de setiembre. Obviamente, su objetivo es continuar después de esa fecha, aunque para los legisladores será una delicada cuestión por tratar: la futura gestión atravesará tres períodos presidenciales, ya que culminará en 2016.

Pese al corto tiempo que le queda de su mandato, Marcó del Pont deberá resolver sobre cuestiones por demás sensibles. Sobre sus hombros recaerá la tarea de luchar contra la inflación, aunque contará para ello con pocas herramientas. Es que la política monetaria estará más influida que nunca por las demandas de la Casa Rosada.

La aprobación del balance del BCRA correspondiente a 2009 será el tema más delicado que le tocará afrontar en los próximos días. Fuentes de la autoridad monetaria aseguraron a este diario que la divulgación de las cifras es «inminente». Los auditores de KPMG ya concluyeron su trabajo y ahora resta que el directorio de la institución apruebe los números.

Dato clave

Este dato, que en los últimos años pasaba inadvertido, ahora es clave. Se estima que las utilidades de la entidad habrían superado largamente los $ 20.000 millones por la suba del dólar el año pasado, pero especialmente por la apreciación del valor de los bonos.

Nadie, o muy pocos, discuten dentro del BCRA que esta masa millonaria de recursos debe ser transferida a la Tesorería. En todo caso, la discusión que se viene es de qué manera se realizará la transferencia. Marcó del Pont quiere hacerlo gradualmente (no más de $ 3.000 millones mensuales) para evitar que aumente de golpe la cantidad de pesos en el mercado y esto genere todavía más inflación.

Además, también tendrá pedidos para aumentar los adelantos transitorios a la Casa Rosada (son préstamos a cero tasa), algo que ya ha sucedido en los últimos meses. El escenario de mayor emisión se completa con la compra de dólares con pesos para evitar una reducción del tipo de cambio.

En la agenda también figura la creación de subsucursales para aumentar la bancarización en zonas de bajo poder adquisitivo. Pero será mucho más delicado otro tema de la agenda, como la creación de una ventanilla de redescuentos para los bancos que les presten a las empresas a cinco años para incrementar la producción.

A fines de la semana que viene, Marcó del Pont viajará a Washington para participar de la asamblea de primavera del FMI y el Banco Mundial. Allí también participará del encuentro de banqueros centrales en la reunión del G-20.

Dejá tu comentario