Alejandro Vigilante, pionero del i-Pop, corre con los grandes

Edición Impresa

• EL ARTISTA ARGENTINO, RESIDENTE EN EE.UU., INAUGURÓ " #FERRARIART 70 AÑOS"
La exposición, un homenaje a la marca del “cavallino rampante” y sus célebres automovilistas, puede visitarse en el Patio Bullrich.

Artista de la modernidad, Alejandro Vigilante no concibe la creación plástica fuera de las redes sociales. Su obra, desde hace unos años, se origina en internet, se desarrolla mediante técnicas precisas en su taller, y una vez concluida regresa a la red. Y también a las galerías de arte (más allá de que lo virtual también pueda ser concebido como una "archigalería", ese infinito borgeano). Vigilante, que reside en Miami desde mediados de la década del 90, acaba de inaugurar en Buenos Aires la exposición "#FerrariArt 70 años". Así, con el hashtag propio de Twitter, donde sus seguidores superan los tres millones y medio.

"Siempre me atrajo el automovilismo", dice a este diario, "de modo que me valí de un aniversario redondo, los 70 años de la creación de la escudería de Maranello, y trabajé durante mucho tiempo en esta muestra". "#FerrariArt 70 años" puede visitarse hasta el próximo viernes en el Salón Ferrari del Gruppo Modena, en el Patio Bullrich.

La exposición está compuesta por una treintena de obras, de las cuales hay tres en gran tamaño (1,60 m. x 1,20 m), dedicadas respectivamente a Enzo Ferrari, el fundador, y dos de los corredores emblemáticos de nuestro país que la usaron en sus carreras: Juan Manuel Fangio y Froilán González.

"Son las tres F", dice Vigilante. "Ferrari, Froilán y Fangio. Cada uno está acompañado por un hashtag", agrega. "La de Froilán lleva #ElTorodeLasPampas, porque era así como lo empezaron a llamar en Europa. Pero no faltan, desde luego, otros corredores fundamentales identificados con Ferrari, como Reutemann y Michael Schumacher. Pero la exposición no se limita sólo a automovilistas. Hay varias figuras icónicas, como Brigitte Bardot y Raquel Welch, y no sólo figuras de los 60, más allá de que esta década sea el esplendor, sino también otras más recientes, como Alain Prost y Niki Lauda".

Vigilante, sobre su técnica, cuenta: "Parto siempre de internet, de alguna imagen que me parezca seductora. A partir de allí paso al photoshop para transformarla, dotarla de claroscuros, y luego la imprimo, la descompongo en una especie de rompecabezas, y trabajo individualmente los cuadraditos sobre la madera, con acrílicos que al absorber la tinta la transforman. Cada una de estas obras insume mucho trabajo. Mi inspirador, de alguna forma, fue ese gran artista estadounidense Robert Rauschenberg, que ya en los años 50 trabajó los materiales convencionales en combinación con la fotografía, el grabado, el papel".

Vigilante se define a sí mismo como un artista I-Pop, esto es, un pop de la era digital, y desde 2001 (fue testigo presencial de la caída de las Torres Gemelas, episodio que le provocó una profunda impresión) desarrolla el "i-Art movement", como denominó a la experiencia de incorporar a las artes visuales el mundo de internet: emails, blogs, chats, websites y redes sociales. En los Estados Unidos su obra fue requerida por varias personalidades, entre ellas Oliver Stone, con quien trabó amistad desde que el cineasta vio, azarosamente, los retratos que él había hecho de Gloria y Emilio Stefan. "Se detuvo, los contempló un momento, y entonces me dio su tarjeta. Poco después me convocó para que le hiciera dos pinturas que incluyó en el decorado de su película 'Un domingo cualquiera'".

Pero también allí pintó los techos palladianos de la mansión de Patricia y Phillip Frost (propietarios del museo Frost) y de los laboratorios IVAX. Decoró el segundo piso de la joyería Tiffany's y pintó los murales del Hotel Marriott de Nueva York. También realizó un retrato de Hillary Clinton que llamó la atención del Partido Demócrata estadounidense durante las últimas elecciones. Entre los compradores de su obra se cuentan los coleccionistas Kenneth Griffin, David Grutman y Michael Ballack, además de Lady Gaga, Michael Jordan, Marcelo Tinelli y Halle Berry.

Dejá tu comentario