Amenaza Brasil: se aprieta un botón y se deja de importar

Edición Impresa

El conflicto comercial con Brasil, generado por la política argentina de cerrar y limitar importaciones, llegó ayer a un nuevo pico de gravedad, cuando el director de Comercio Exterior brasileño, Welber Barral, advirtió que el Gobierno de Lula da Silva adoptará represalias si la Argentina impone trabas a la importación de productos alimenticios fabricados allí. «La posición de Brasil siempre es de dar reciprocidad», dijo en tono desafiante el funcionario desde Brasilia, tras el anuncio, nunca oficializado, de que la Argentina trabará el ingreso de alimentos que compitan con los fabricados en el país.

La frase se completó con la amenaza del funcionario de «apretar un botón» como única medida para frenar las exportaciones argentinas si desde el Gobierno nacional se efectivizan las trabas para los envíos del país vecino. Las declaraciones se dan, además, a menos de 24 horas de que Cristina de Kirchner y Lula vuelvan a compartir escenario tras los festejos del Bicentenario argentino. En este caso será Lula el anfitrión, dentro de un nuevo foro de la Alianza de Civilizaciones que entre el viernes y el sábado sesionará en Río de Janeiro.

Vigencia

En esa cumbre también estará el español José Luis Rodríguez Zapatero, otro afectado por las decisiones morenistas.

En teoría, y pese a que la Presidente y el resto del gabinete negaron que existiera la medida, las trabas deberían comenzar a regir oficialmente el próximo 1 de junio, pese a que en realidad muchos productos tienen dificultades actuales para ingresar al país. Es el caso, según denuncias de los exportadores brasileños, de frutas enlatadas, arroz, cerveza, snaks, salsa de tomate en latas y chocolates.

Intercambio

El mismo Barral precisó que Brasil «exporta a la Argentina un cuarto de lo que importa en productos alimenticios (exporta por unos 500 millones de dólares e importa por unos 2 mil millones de dólares)», con lo que «es muy difícil pensar que alguien racional quiera crear trabas a eso». El funcionario, con ironía, comentó que «Brasil tiene un mecanismo electrónico de control de importaciones, es un botón».

Por su parte, el director ejecutivo de la poderosa Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), Ricardo Martins, aseguró ayer que los importadores argentinos y los exportadores brasileños le tienen «miedo» al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. «La gente tiene mucho miedo del secretario. La gente no quiere hacer nada contra el secretario. Todo va a ocurrir en niveles de Gobierno. A nosotros los empresarios no nos interesa nunca este tipo de situación», dijo Martins.

El industrial se refirió así a las supuestas «represalias» que el funcionario argentino podría tomar si los importadores argentinos insisten con comprarle a Brasil productos alimenticios que también se producen en la Argentina. El empresario dijo, además, que «es insignificante» la representación en el comercio bilateral de los productos cuya importación fue trabada por la Argentina y agregó: «Por una compra insignificante no hay por qué librar una batalla contra Moreno».

Queja

Si bien minimizó el impacto de las medidas en el comercio bilateral general en una primera instancia, el industrial se quejó de que las medidas «afectan a las empresas paulistas».

Según Martins, el 70 por ciento de los pedidos y embarques que habían sido acordados por importadores argentinos y exportadores brasileños fueron cancelados por los propios interesados, ante el aumento de las barreras aduaneras impuestas por Moreno.

En el marco de la misma tendencia proteccionista, el Ministerio de Industria argentino fijó valores mínimos de importación para el ingreso al país de productos eléctricos fabricados en la India, de acuerdo con una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial. La medida involucra a las importaciones de «conectores de desplazamiento y aislamiento».

La resolución, que lleva la firma de la ministra Débora Giorgi, señaló que la producción nacional de este producto «sufre un daño importante a consecuencia de las importaciones originarias de la República de la India».

Dejá tu comentario