Aprobó ‘‘examen’’ 2009 semillero de bailarines

Edición Impresa

Taller de danza contemporánea del Teatro San Martín. Muestra anual 2009. Coreografías de C. Longo, M. Giancaspro, R. Galván, A. Cervera, A. Chinetti y otros. Dir.: N. Binaghi. (Teatro Presidente Alvear).

Como todos los años, el Taller de danza contemporánea del Teatro San Martín, con dirección artística de Norma Binaghi presentó su muestra 2009. El taller, que fue fundado en 1977, continúa trabajando en el espacio que la coreógrafa Ana Itelman donó para sus actividades y también sigue aportando bailarines a las compañías estatales y privadas del medio. Los tres años de aprendizaje hacen hincapié en la preparación técnico-expresiva de los integrantes del taller, que reciben un entrenamiento completo y que los prepara rápidamente para asumir compromisos profesionales de trascendencia. Algo de esa preparación se vio en esta nueva presentación de los alumnos y más recientes egresados del taller.

Luego del pequeño acto académico en el que el director del San Martín, Kive Staiff, el del Ballet Contemporáneo, Mauricio Wainrot y Norma Binaghi entregaron diplomas y rosas rojas a los egresados se asistió a un programa dividido en dos partes en el que participaron alumnos de primero, segundo y tercer año de la institución, que depende del Complejo teatral de Buenos Aires.

Clases ilustrativas de preparación técnica y «calentamiento» permitieron observar el trabajo cotidiano de bailarines muy jóvenes pero competentes. La obra «Evento», por ejemplo, fue una efervescente demostración del repertorio Merce Cunninghan en reposición de Marina Giancaspro sobre música de Sigur Ross que bailaron los alumnos de primer año.

Hubo otras obras muy atendibles de Roberto Galván («Rex») con música del Réquiem de Mozart, y de Alejandro Cervera («Papillons») con partitura de Robert Schumann, que ofrecieron diversidad de estilos. Contemporáneo y fuertemente teatral uno e irónicamente romántico el otro, en los que alumnos de primer y tercer año lucieron virtudes notables.

En la segunda parte hubo otros creadores aportando sus estilos disímiles que los bailarines asimilaron con disciplina y personalidad. Estupenda fue la «Suite Gogol», sobre música de Alfred Schnittke; las «Danzas jazz» de Laura Roatta, el fragmento folklórico con una canción de Raúl Carnota, de Ramiro Soñez y los segmentos brillantes de las «Estaciones porteñas» de Wainrot/Piazzolla.

Dejá tu comentario