Aprobó Santa Fe reforma impositiva (acotada)

Edición Impresa

Incluye revalúo de campos y extensión de Ingresos Brutos a empresas que facturan más de $ 80 M

Santa Fe - La Legislatura convirtió anoche en ley la demorada y polémica reforma tributaria que reclamaba el Gobierno de Antonio Bonfatti para hacer frente al déficit provincial. Tras la sanción por la tarde en Diputados, que modificó el dictamen de la Cámara alta, el proyecto volvió a manos de los senadores. La sesión comenzó cerca de la medianoche y la reforma obtuvo la aprobación final con el voto del vicegobernador Jorge Henn del Frente Progresista, quien definió una votación empatada. En tanto, la Casa Gris podría promulgar la ansiada -aunque limitada- norma hoy mismo o el lunes.    

Las principales modificaciones realizadas en Diputados fueron el aumento del avalúo fiscal rural (de un 70% que había firmado el Senado a un 120%), la inclusión de Ingresos Brutos (un 0,5%) para la industria con facturaciones superiores a 80 millones de pesos anuales (que la Cámara alta había dejado exenta) y la eliminación del incremento que se había apuntado para las categorías más bajas del Inmobiliario urbano.

En primer término, los diputados consensuaron aprobar en general el dictamen modificado en comisiones para garantizar que se enviaría al Senado. Luego, se dedicaron al debate en particular, donde se profundizó la división del justicialismo santafesino -que cuenta con mayoría en ambas cámaras-, que dejó en evidencia dos bandos dentro del partido, casi como un anticipo de la interna electoral.

En general, votaron 33 legisladores a favor de la reforma, entre quienes se aglutinaron el gobernante Frente Progresista, la mitad de PJ y los de Unión PRO Federal, mientras que la otra porción de la principal fuerza opositora en la provincia votó en contra. Sólo hubo una abstención y dos ausencias. La votación de los artículos en particular fue bastante más ajustada.

El texto original del proyecto, que fue enviado en abril por la administración socialista al Parlamento, tenía como objetivo mejorar la recaudación en 1.600 millones de pesos extras al año. En julio, el Senado otorgó media sanción a la iniciativa, aunque le aplicó importantes modificaciones. El aspecto que generó amplias diferencias fue el mismo que ayer provocó también las mayores disputas: el revalúo fiscal para las tierras. Bonfatti llegó a soñar con un incremento del 400%, que quedó podado por la oposición, ayudada por la tracción del sector rural, e incluso también generó divergencias dentro del mismo Frente Progresista.

A instancias del PJ, el Senado dio la media sanción, y el cálculo de recaudación estimada se redujo a unos 800 millones de pesos anuales. Al achicar a la mitad el potencial de recursos a obtener por la Casa Gris, esa versión fue considerada como «moderada».

Si bien los nuevos retoques de Diputados suben esa expectativa de recaudación, los cálculos más optimistas hablan de unos 1.000 millones de pesos anuales. El dictamen ya estaba en condiciones de ser tratado la semana pasada, pero fue postergado por expreso pedido del presidente de la Cámara de Diputados, el justicialista Luis Rubeo.

La decisión del titular del bloque respondió a la necesidad de intentar -sin éxito- unificar posiciones con una parte del PJ, encabezado por la legisladora María Eugenia Bielsa y su par Mario Lacava, entre otros, que no aceptaba gravar con Ingresos Brutos ni a la industria ni a la construcción y buscaba que se respetaran los lineamientos generales para el inmobiliario votados por el Senado.

El crítico escenario fiscal, más la «sugerencia» del Gobierno nacional que llegó días atrás con formato de informe técnico del Ministerio de Economía, convocó al presidente del partido en la provincia, el intendente de Venado Tuerto, José Luis Freyre, a solicitar al bloque que finalmente destrabe el proceso.

Dejá tu comentario