Arrestan a un hombre que quería asesinar a un juez de la Corte de EE.UU.

Edición Impresa

El detenido admitió que buscaba matar a Brett Kavanaugh, uno de los miembros conservadores del máximo tribunal del país, que en las próximas semanas definirá su posición sobre el aborto y la libre tenencia de armas.

Washington - Un joven de California molesto por los tiroteos masivos en Estados Unidos, y los inminentes fallos de la Corte Suprema sobre el aborto y el derecho a portar armas, fue imputado ayer de intentar asesinar al juez conservador Brett Kavanaugh.

Nicholas John Roske fue arrestado frente a la casa de Kavanaugh en Chevy Chase, Maryland, en las afueras de Washington, portando una pistola semiautomática Glock 17, un cuchillo y un chaleco táctico, según documentos presentados en un tribunal federal.

Roske había sido visto afuera de la casa de Kavanaugh por dos policías que hacían guardia. Luego se alejó y llamó a los servicios de emergencia, diciéndoles que se sentía suicida y que había venido de California para matar a Kavanaugh, según los documentos. El joven de 26 años fue arrestado sin incidentes por la policía local mientras aún estaba al teléfono.

Más tarde le dijo a la policía “que estaba enojado por la filtración de un proyecto de decisión reciente de la Corte Suprema sobre el derecho al aborto, así como por el reciente tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas”, según una declaración jurada del FBI.

“Roske indicó que creía que el juez al que tenía la intención de matar se pondría del lado de las decisiones de la Segunda Enmienda que relajarían las leyes de control de armas”, agregó.

El presidente Joe Biden condenó la amenaza contra Kavanaugh “en los términos más enérgicos”, dijo la Casa Blanca.

El arresto se produjo cuando la Corte Suprema se prepara para emitir sentencias a fin de mes sobre dos casos de gran carga política sobre el aborto y el derecho a portar armas.

Un borrador de opinión en el caso del aborto que se filtró a la prensa a principios de mayo, escrito por el juez conservador Samuel Alito, sugirió que la corte estaba a punto de revocar el fallo Roe v Wade que hace cinco décadas consagró el derecho al aborto en todo el país. Si este proyecto de Alito se aprueba con el apoyo de la mayoría de los jueces, los estados podrán implementar de inmediato prohibiciones totales o casi totales del procedimiento de interrupción del embarazo.

La perspectiva generó ira y consternación entre los defensores del derecho al aborto, y provocó protestas frente a las residencias de Kavanaugh, Alito y el presidente del alto tribunal, John Roberts.

Tras la filtración del texto y las manifestaciones se incrementó la seguridad de los magistrados y se levantaron barreras alrededor de la sede de la Corte Suprema para evitar que la gente se acercara al edificio.

Kavanaugh es uno de los seis jueces del ala conservadora de la Corte Suprema, tres de los cuales fueron nominados por el expresidente republicano Donald Trump. Pero no es visto como de línea dura como Alito, o Clarence Thomas.

Dejá tu comentario