Atacan la sede de Boyacá

Edición Impresa

Otro hecho de violencia volvió a sacudir al fútbol argentino. La víctima fue otra vez Independiente, el club que, desde que asumió Javier Cantero como presidente, más trabaja para erradicar a los barras. Un día después de perder el clásico ante Racing, los Rojos sufrieron dos hechos delictivos: un grupo de violentos entró a robar al estadio y otro prendió fuego las persianas de la sede del club en Boyacá 470.

«Hubo dos hechos. Entraron a robar en el estadio, se llevaron computadoras y tiraron combustible en la persiana de Boyacá...», así lo confirmó el propio Cantero, que volvió a mostrarse firme en su postura de terminar con la impunidad de los violentos. «Si creen que por esto van a sacar el derecho de admisión, están muy equivocados. Todo lo contrario», apuntó.

Un policía que estaba en el lugar del incendio intentó apagar el fuego y tuvo que ser hospitalizado con heridas de segundo y tercer grado en la cara, manos y cuello. Hugo Starvaggi y Máximo Starvaggi, miembros de la comisión de seguridad de esa filial, identificaron al policía herido como cabo primero Rodrigo Álvarez Gil, de alrededor de 40 años, y relataron que fue derivado al Hospital Churruca para su atención.

Dejá tu comentario