17 de abril 2013 - 00:00

Bancos lanzan “promos” sin interés en alimentos

Claudio Cesario
Claudio Cesario
El anuncio dejó expuesto, otra vez, el incierto panorama que ven las empresas en la Argentina para hacer apuestas sobre lo que pueda suceder en el corto o el mediano plazo. Producto de un trabajo minucioso que se extendió por una semana entera, los bancos extranjeros buscaron ayer complacer al Central comunicando que, a partir del 22 de abril próximo, ofrecerán a sus clientes descuentos del 10% en un solo pago y financiación de hasta tres cuotas sin interés en la compra de alimentos que se haga con tarjeta de crédito en todo del país. El beneficio supuso un enorme esfuerzo de las entidades del sistema (ver aparte) por apuntalar el consumo en un momento en el que se perciben fuertes signos de desaceleración. Pero cuenta, así y todo, con algunas limitaciones: se aplicará solamente los lunes; se extenderá por un período de apenas 60 días (hasta el 22 de junio) y tendrá un tope máximo de $ 100 por mes en cada uno de los descuentos.

No alcanzó para mucho más. Y esto indica que, en la Argentina actual, los cuatro meses parecen ser el inicio del nuevo "largo plazo" que tiene el crédito. Más allá de este horizonte de tiempo, los banqueros no pueden estimar hoy a ciencia cierta qué sucederá y no se animan por lo mismo a comprometer y prestar su dinero al 0%. Con todo, en el Central consideraron ayer que celebran esta buena iniciativa, porque "va en dirección con los objetivos que tiene el organismo a partir de la reforma a la carta orgánica".

La medida no recaerá sólo sobre las grandes cadenas de supermercados, que quedaron enfrentadas al sector bancario en la pelea por la Supercard, sino también sobre 34.000 comercios del rubro alimentario. "Estos beneficios se agregan a las importantes promociones, descuentos y planes de financiación que ofrecen los bancos extranjeros", precisó ayer el comunicado.

Los beneficiados, calculan, serán 5,5 millones de clientes que hoy consumen en promedio $ 300 por mes en alimentos. Con todo, en el grupo de bancos que conduce Claudio Cesario no se animaban ayer a aventurar si la medida alcanzaría a expandir o a evitar una caída de estos créditos.

La semana pasada, quienes calmaron los reclamos del Central para mejorar la financiación a través de los plásticos habían sido los bancos nacionales organizados en ADEBA (privados), la cámara que conduce Jorge Brito, y Abappra (públicos y cooperativos), comandada por Juan Carlos Fábrega, al imponerse a sí mismos un límite del 30% anual sobre las tasas nominales que cobran en las compras con tarjeta de crédito (antes llegaban al 45% anual).

Dejá tu comentario