Berlusconi puede perder su bastión: Milán

Edición Impresa

Roma - El candidato del centroizquierda se perfila como el más votado para la Alcaldía de Milán, según los sondeos a boca de urna difundidos por la empresa Ipr Marketing para la televisión pública RAI, aunque no alcanza el mínimo necesario, por lo que se tendrá que recurrir a la segunda vuelta.

Según los datos de Ipr Marketing, el candidato del centroizquierda Giuliano Pisapia, procedente del partido Refundación Comunista y candidato ahora por el Partido Demócrata (PD), obtendría un 46,5% de los votos, frente al 42% de la alcaldesa saliente Letizia Moratti, del Pueblo de la Libertad (PDL), partido del primer ministro Silvio Berlusconi.

Los resultados que arrojan las proyecciones de voto suponen un severo revés para el mandatario, puesto que retrocede y podría llegar a perder uno de sus feudos tradicionales.

Moratti ha ocupado la alcaldía milanesa en los últimos 20 años y para impulsar su candidatura, Berlusconi, que planteó estas elecciones como un plebiscito para su Gobierno, se volcó a la campaña electoral y se presentó como cabeza de lista en la capital lombarda, como le permite el peculiar sistema electoral italiano.

Con estos datos y a la espera del escrutinio definitivo, el coordinador nacional del PDL, Denis Verdini, admitió que las cifras que se barajan en Milán no son las que su partido esperaba.

Por su parte, el líder del PD, Pierluigi Bersani, afirmó que «el viento del norte (en alusión a la victoria de la izquierda) arrastra al PDL y a la Liga» y agregó que «el desafío lanzado por Berlusconi se ha convertido en un boomerang».

Posible llave

De confirmarse las previsiones en Milán, la llave de la elección podría recaer en el llamado «Tercer Polo», formado por los partidos Futuro y Libertad (FLI), de Gianfranco Fini, el democristiano UDC de Pierferdinando Casini, y Alianza para Italia (API), de Francesco Rutelli.

La incógnita está en ver si Fini, exaliado de Berlusconi, dará su apoyo a la lista del mandatario en la segunda vuelta, que se celebrará el 29 y 30 de mayo. Al igual que Milán, donde la segunda vuelta está casi asegurada, en Bolonia y en Nápoles ningún candidato superó el umbral del 50% necesario para ser elegido.

En la capital de Campania se ha registrado la situación inversa a la de Milán y el centroderecha se perfila como el vencedor, al conseguir su candidato Gianni Lettieri el 43% del consenso, seguido por el candidato del progresista Italia de los Valores (IDV), el exmagistrado Luigi De Magistris, con un 23,5%.

En Nápoles el batacazo lo dio el candidato de Partido Demócrata (PD), Mario Morcone, que quedó en el 19%.

Así las cosas, la segunda vuelta se disputará entre el PDL y el IDV, dejando afuera al PD, que ha gobernado la ciudad en los últimos 15 años y al que han pasado factura los numerosos escándalos de corrupción internos y su mala gestión de las crisis de las basuras que han azotado la ciudad.

En Bolonia, conocida como «La Roja», bastión del desaparecido Partido Comunista, el centroizquierda se quedó en la puerta de hacerse con la Alcaldía en la primera vuelta, pues su candidato Virginio Merola obtendría el 49,9 por ciento de los votos.

El candidato del PDL, Manes Bernardini, por su parte, sumaría un 31,5% del apoyo.

Sin embargo, pese a que se confirmen los sondeos y sea necesaria una segunda vuelta, la alcaldía parece asegurada para el centroizquierda puesto que la candidatura alternativa y progresista del humorista satírico Beppe Grillo obtiene en las proyecciones un 10,5% de los sufragios.

Única definición

La única gran alcaldía en juego que, según los sondeos, se decidiría en la primera vuelta es la de Turín, donde la izquierda, representada por Piero Fassino, exministro de Justicia, obtendría un 53,5% de los votos.

La derecha liderada por Michele Coppola se quedaría en el 30%, con lo que se confirma la tradición izquierdista de la capital piamontesa, sede de la empresa automovilística Fiat.

Agencias EFE y DPA

Dejá tu comentario