Brasil y Bulgaria, en el camino de la Argentina hacia la OCDE

Edición Impresa

Fuerte presencia empresaria para dar apoyo. Dujovne y Faurie presentarán la posición del país. La propuesta local estaría en orden, pero hay dudas por las de otros países. Se ingresa en conjunto.

París (Especial). Las posibilidades de ingreso de la Argentina a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), son hoy "moderadas", dependiendo más de la situación de otros estados como Brasil y Bulgaria. De acuerdo a fuentes oficiales presentes en esta ciudad europea donde se definirá el ingreso o no de la Argentina al bloque de países más desarrollados, el Gobierno de Mauricio Macri presentó un plan de 60 compromisos que asumía el país y que en su momento fue presentado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ante el consejo de la organización multilateral que actualmente integran 35 países. Según ese ministerio, en este Plan de Acción participaron 18 ministerios nacionales, 15 organismos descentralizados, el Congreso Nacional, tanto la Cámara de Diputados como la Cámara de Senadores, y que fue realizado con los 35 países miembros, fue lo que permitió el éxito de la presentación de la candidatura de la Argentina. Los informes se concentran en la claridad y transparencia de las estadísticas oficiales, el estudio sobre la economía argentina y sobre la gobernanza de las finanzas corporativas de las empresas públicas. Actualmente, la Argentina se prepara para pasar revisiones en 23 comités de la OCDE, donde se van a analizar cuestiones económicas, educación, salud, ambiente, ciencia y tecnología y cuestiones institucionales: la relación entre la Nación y las provincias; la política regulatoria, el refuerzo de las instituciones tanto del Poder Ejecutivo como Legislativo y del Poder Judicial.

La delegación argentina que defenderá la posibilidad de ingresar estará encabezada por el ministro Dujovne y el canciller, Jorge Faurie, además de representantes de los principales bloques parlamentarios del país.

Durante la semana de la OCDE, que comenzó ayer en esta ciudad, hoy se abrirá la reunión de ministros y cancilleres, donde hablarán (se espera que sea mañana) Dujovne y Faurie. Argentina participa como país candidato, e intentará convencer al bloque de 35 estados de la conveniencia de ampliar el grupo con los nuevos países que quieren ingresar. "En primer lugar queremos transmitir optimismo pero, también, prudencia. Todos se preguntan si esta semana se aprueba el ingreso de la Argentina a la OCDE, pero no existe una respuesta para esta pregunta, en primer lugar, porque se trata de un proceso político y nadie puede predecir la fecha en la cual habrá una decisión", dijo una fuente oficial. Lo que se sabe desde fuera del organismo es que, desde hace más de 12 meses, el Consejo de la OCDE en forma mensual -y a veces en forma bimensual-, ha venido trabajando sobre las candidaturas de los 6 países miembros y se ha avanzado muchísimo respecto de la conformación de un paquete, pero todavía no se ha logrado un acuerdo sobre quiénes serán los integrantes de ese paquete, además de Argentina.

Argentina presentó su candidatura, el 31 de mayo de 2016, pero en ese momento la OCDE estaba cerrada y, varios de los países más importantes, como Estados Unidos, Canadá, Japón y Alemania, eran reacios a que hubiera una nueva apertura de la OCDE. En ese momento, el nivel de apoyo de la candidatura argentina era extremadamente bajo porque solamente 6 países, de los 35 miembros, apoyaban esta posibilidad. La tendencia cambió y ahora se definirá el ingreso de varios estados, incluyendo la Argentina.

En paralelo al encuentro de la OCDE, se desarrolla en estas horas la reunión presencial de todas las task force del Business 20 (B-20), el grupo de afinidad de G-20 compuesto por empresarios. Muchos de ellos son argentinos y participan del desarrollo del texto del documento que este grupo presentará en octubre en Buenos Aires en la cumbre anual del B-20 y que se le presentará a los líderes mundiales del G-20 que organizará el país en noviembre. Entre otros participan Eduardo Elsztain (IRSA y Cresud), Paolo Rocca, de Techint; Miguel Gutiérrez, de YPF; Marcelo Midlin (Pampa Energía) y Miguel Acevedo (AGD), y Martín Migoya, de Globant (Empleo y Educación); Alejandro Bulgheroni (PAE) y Luis Pérez Companc (Molinos). Uno de los más requeridos fue Enrique Cristofani, el presidente de Santander Río, quien junto al Juan Cerruti (gerente de Public Policy) se mostraron optimistas con el desempeño de los.mercados y la economía en general tras la turbulencia financiera de semanas atrás. Los ejecutivos del Santander aseguraron a sus colegas que la economía y el sistema financiero respondieron bien, poniendo a prueba los mecanismos "amortiguadores" como el tipo de cambio flexible, la ausencia de descalce de monedas, y el bajo nivel de morosidad y la reducida deuda de familias y empresas.

El B-20 está comandado por el titular de la COPAR, Daniel Funes de Rioja, que, desde París, le aseguró a este medio que los temas que está tratando el grupo para completar la hoja de ruta de los presidentes incluye capítulos de infraestructura, financiamiento, y apertura de mercados. Los empresarios también abordaron "el desafío del G-20 como plataforma para enfrentar los desafíos globales, generar puentes para superar los problemas sociales y de género y el futuro del trabajo", según Funes de Rioja. El chair del G-20 aseguró que la agenda local no se coló en el temario. Sin embargo, reconoció que "la comunidad empresaria internacional apoya" el rumbo del Gobierno en materia económica.

Según la opinión de los empresarios argentinos, el clima para que se acepte al país en el grupo es optimo; pero dependerá de lo que otros estados tengan para mostrar. Se afirmaba ayer que si no es en esta oportunidad, habrá que hacer lobby para el próximo año. Pero ya sin Argentina como sede del G-20.

Dejá tu comentario