15 de abril 2015 - 00:00

Campaña en Mendoza, excusa para reconciliación en la UCR

Ernesto Sanz y Gerardo Morales
Ernesto Sanz y Gerardo Morales
Ernesto Sanz y Mauricio Macri repiten en Mendoza el minué de fotos y declaraciones conjuntas que iniciaron hace tiempo como un rito de reafirmación del acuerdo que la UCR confirmó con el PRO tras la Convención partidaria de Gualeguaychú. El jefe de Gobierno porteño aterrizó en esa provincia para apoyar a sus candidatos, que van en alianza con radicales, el massismo y un acuerdo de partidos que sólo excluye a la izquierda y obviamente al kirchnerismo. (Ver Ámbito Nacional).

El candidato a gobernador, Alfredo Cornejo, por las dudas reforzó la escena: "Agradezco a dirigentes importantísimos como son Ernesto Sanz y Mauricio Macri, quienes además han sellado una unión en la Argentina para cambiarla".

Esa puesta en escena fue sólo el anticipo de lo que se verá en Mendoza este fin de semana. Hasta allí viajará todo el radicalismo para mostrar unidad. No les costará demasiado: en Mendoza el acuerdo, aunque con menos presencia que los radicales y el PRO, incluye al massismo. Gerardo Morales, José Cano, Luis Naidenoff, o Eduardo Costa, no tendrán problemas en mostrar acuerdo la noche de la elección.

Sanz convivirá el domingo a la noche también con Julio Cobos. Mendoza, junto con Chaco, son prácticamente los únicos casos que nunca estuvieron en duda sobre la ratificación de la autorización de cerrar un acuerdo amplio de partidos para la gobernación. Los radicales mendocinos, con Cobos a la cabeza, fueron los primeros en abrir la triple opción UCR-PRO-Frente Renovador y nunca hubo dudas sobre la legitimidad de ese acuerdo dentro de las reglas del partido.

Sanz, ayer, abrió el paraguas para todos: "Nosotros somos un acuerdo entre fuerzas políticas que venimos desde distintos lugares, pero tenemos una mirada común de la Argentina y estamos dispuestos a hacer todo lo que haya que hacer no sólo para ganar una elección sino también para gobernar esa Argentina de cambio".

Sin fuerza para complicar la interna, otros radicales, sumados ya a las huestes del kirchnerismo sin disimulo alguno, se reunirán hoy en el Congreso del Movimiento Nacional Alfonsinista que sesionará en el Teatro Ateneo. Son los seguidores de Leopoldo Moreau, entre los que se alista Eduardo Santín.

Moreau llegará a ese encuentro con una certificación definitiva de la pertenencia al oficialismo: Cristina de Kirchner nombró esta semana por decreto a su yerno, Leandro Santoro, jefe de Los Irrompibles, grupo de juventud que militaba en el radicalismo, pero que hoy actúa como un ala de La Cámpora, como nuevo subsecretario para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia, cargo que depende de la Jefatura de Gabinete.

Dejá tu comentario