CGT: Barrionuevo invita a Moyano para reflotar unidad

Edición Impresa

 El dirigente gastronómico Luis Barrionuevo, jefe de la versión "Azul y Blanca" de la CGT, convocará para fin de mes al camionero Hugo Moyano para compartir su tradicional asado de cada verano en Mar del Plata, con el propósito de encontrar un espacio en el armado de una futura central obrera unificada. El gremialista le confirmó a este diario que en las próximas horas se encargará en persona de invitar al líder de la CGT opositora.

El almuerzo que organiza cada año Barrionuevo parecía hasta ahora condenado a la intrascendencia. Sólo en 2014 un encuentro en el hotel Sasso, del gremio gastronómico, se constituyó en una de las fotos políticas de aquel verano por contar, por primera vez en años, con Moyano y dos dirigentes de la CGT oficialista que entonces se comprometieron a actuar en las protestas contra el Gobierno: el colectivero Roberto Fernández (UTA) y el maquinista de trenes Omar Maturano (La Fraternidad).

Antes, Barrionuevo había perdido peso a la hora de sus convocatorias, producto de su propia intransigencia frente al Ejecutivo -el matrimonio Kirchner lo condenó al ostracismo en 2004 y desde entonces nunca pudo contar con una interlocución válida con el oficialismo- y de movimientos pendulares que lo convirtieron en poco fiable para sus pares de la CGT. Esos mismos movimientos lo marginaron, hasta ahora, de las negociaciones por la próxima reunificación de la central obrera.

"Estamos armando el almuerzo para fines de este mes. Y en persona lo voy a llamar a Hugo (Moyano) para invitarlo. Con el 'Negro' está todo bien", le dijo a este diario el jefe de la UTHGRA, para de paso desmentir un supuesto alejamiento entre ambos luego de que el líder de la CGT opositora se negara a llamar a un paro nacional antes de fin de año. Esa medida de fuerza era alentada por Barrionuevo y por el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli, pero terminó de descartarse una vez que Cristina de Kirchner anunció la exención en el pago de Ganancias del medio aguinaldo de fin de año.

De aceptar Moyano la invitación, Barrionuevo sumará aire para encarar con algún grado de protagonismo el último año de mandato Kirchner y, sobre todo, intentar una presencia destacada en un nuevo armado de CGT unida. En esas negociaciones, hasta ahora, sólo se involucraron el camionero y un reducido grupo de sus aliados de la CGT opositora, y los tres referentes del grupo de los "independientes" de la central oficialista, José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Gerardo Martínez (albañiles, UOCRA) y Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), a espaldas del líder metalúrgico Antonio Caló.

Mientras los negociadores de la unidad pretenden alcanzarla en los primeros meses de este año, Caló y el sector más oficialista de su CGT intentan dilatar ese proceso hasta después de las primarias de agosto. Barrionuevo se encolumnó entre los primeros: "Hay que hacer la unidad lo antes posible. No tenemos que seguir a los que se quedaron con el Gobierno, como Caló, porque van a quedar en el fondo del mar. Desde marzo hay que avanzar hacia una sola CGT", planteó.

M.M.

Dejá tu comentario