‘‘Con inflación del 25% el país estallaría’’

Edición Impresa

Cristina de Kirchner disertó ayer en la Universidad de Georgetown de Washington, en la inauguración de una cátedra permanente dedicada a la Argentina. Ante estudiantes y profesores describió una comparación de la historia del país con la de los Estados Unidos. Hizo el elogio del peronismo gobernante desde 2003 e hizo escarnio de la convertibilidad menemista y de los intentos del Gobierno de la Alianza de prolongarla hasta la crisis de 2001. Describió las realizaciones del ciclo Kirchner, que defendió también en el turno de las preguntas de los estudiantes. En ese tramo de su intervención fustigó al FMI, defendió los números del INDEC, dudó de lo que hacen los Estados Unidos para decir que tienen una inflación del 2%. Le dedicó un capítulo a la prensa argentina, a la que calificó de no independiente, y apoyó el carácter democrático del Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela. Entre los asistentes estaban, además de funcionarios del Gobierno, los empresarios Eduardo Eurnekian, Carlos Bulgheroni, Hugo Sigman, Antonio Estrange y Jendre, los exlegisladores Eduardo Valdez y Jorge Srur, y el sindicalista Víctor Santamaría. Brindamos los párrafos centrales de esa intervención, que puede leerse completa en el sitio www.ambito.com.

(...) El «corralito» del año 2001 terminó de ser pagado hace muy pocos meses por esta Presidenta con el último pago del Boden 2012, que pagamos 2.300 millones de dólares. Y lo hicimos sin pedirle un solo céntimo, un solo dólar prestado, sin acceder al mercado de capitales, producto también de una política que se comenzó a dar en nuestro país de reindustrialización y de fuerte apuesta al mercado interno. De manera tal de lograr producir, tener dólares en nuestra balanza comercial, nosotros no emitimos dólares, desafortunadamente, nos encantaría emitir dólares, sería fantástico. Pero bueno, no emitimos dólares, así que los únicos dólares que nos ingresan son los que ingresan de la balanza turística o los que ingresan de la balanza comercial y lo que ingresan vía inversión extranjera directa. Son las tres fuentes de ingreso de dólares que tiene una economía como la nuestra, una economía fuerte y culturalmente muy dependiente del dólar, no solamente por efecto de la convertibilidad, sino que acentuada por la convertibilidad.

Para que ustedes tengan un dato, que no es mío, sino del Tesoro de los Estados Unidos: después de Estados Unidos, el segundo país en donde más dólares hay en el mundo, es en la República Argentina. Por cada argentino se calcula que hay unos 1.300 o 1.700 dólares. ¿Saben cuántos dólares hay por cada brasilero? Estoy hablando de Brasil, quinta, sexta, séptima economía del mundo, una de las economías más importantes del mundo, 6 dólares por brasilero y es una de las economías más importantes del mundo. Y cualquier transacción adentro de Brasil o cualquier transacción en cualquier país de Latinoamérica se hace, obviamente, en su moneda de origen.

Hicimos un fuerte desendeudamiento, un fuerte proceso de industrialización, de agregar valor, de generar trabajo, hemos generado más de 5 millones y medio de puestos de trabajo, hemos destinado a la educación, por primera vez y por ley enviada al Parlamento, más del 6 por ciento del Producto Bruto Interno, 6,47. (...) Hemos también cancelado la deuda del Fondo Monetario Internacional, lo que nos ha permitido lograr autonomía en nuestras políticas.

Creo que, además, hemos logrado que nuestros trabajadores tengan hoy el mejor salario. Esto a los empresarios por ahí no les gusta mucho, porque dicen que pierden competitividad, pero lo cierto es que los salarios de los trabajadores argentinos son los mejores salarios de toda Latinoamérica. Y no estoy hablando solamente en términos nominales, sino medidos por el Fondo Monetario Internacional o por CEPAL en términos de paridad de poder adquisitivo, que es como debe medirse el salario. No solamente en términos nominales, sino en paridad de poder adquisitivo. Y, en fin, estamos haciendo la tarea de recuperar a la Argentina junto a una tarea también de recuperación de la región. (...)

Pregunta: Tengo una pregunta muy simple para hacerle. Por qué nosotros los estudiantes en Georgetown tenemos la oportunidad de hablar contigo cuando en la Argentina usted no habla con la prensa por muchos años.

Cristina de Kirchner:
No es así. En realidad hablar hablo todos los días, con la prensa hablo muchísimo cuando voy a actos, me entrevistan. Lo que sucede es que en la Argentina no hablar con la prensa es no decir lo que ellos quieren escuchar, me parece que hay una gran diferencia. Cualquiera que vaya a alguno de los actos políticos a los cuales voy en el Gran Buenos Aires o en el interior del país, no hablo siempre, es cierto, no hablo todos los días, pero si un periodista me pregunta, le respondo. Es cierto que a algunos periodistas no les gusta cuando no les respondo lo que ellos quieren, pero es parte de la libertad del que pregunta y es parte de la libertad del que responde. Además te puedo asegurar que cuando se hacen preguntas en algunos ámbitos, y es mentira eso de hace años, he hablado muchísimo con periodistas acreditados en la Casa de Gobierno permanentemente; no lo hago a través de regulares y cada 15 o 20 días conferencias de prensa. Me gustaría que asistieras a alguna conferencia de prensa en la República Argentina donde cuando a algún periodista no le gusta algo, empieza a gritar y hacer escándalo y cosas que realmente, no todos, pero le ha tocado a algún ministro, por ejemplo, ser respondido en la Sala de Conferencias de la Casa Rosada. Y lo veo a Obama cuando da conferencias, el periodista pregunta, el Presidente responde y allí termina, allá si no les gusta la respuesta que vos das, gritan, se enojan, patean una puerta, una vez nos patearon una puerta en la Casa de Gobierno en la sala porque no les gustaba la respuesta que habían dado. Un cronista de un prestigioso diario, de un diario centenario, no vamos decir prestigioso, centenario. (En mi país) vos hablás con los periodistas y son todos independientes. En realidad, son independientes de los reyes de España, porque no hay periodismo independiente en el mundo, nadie es independiente en el mundo. (...)

P.: Cómo responde usted a las declaraciones recién del Fondo Monetario Internacional sobre la tasa de inflación en su país?

C. de K
.: En realidad, el Fondo Monetario Internacional no habla sobre la tasa de inflación, sino sobre las estadísticas en la República Argentina. La señora Lagarde, titular del Fondo Monetario, amenazó con sacar tarjeta roja a la Argentina. En realidad, creo que más allá de lo desafortunado de la frase, hay una postura del Fondo Monetario absolutamente muy de oposición a la Argentina. Yo pregunto cuáles eran las estadísticas de España, cuáles eran las estadísticas de Grecia, cuáles eran las estadísticas de Portugal, las de Inglaterra, las de este país. ¿Vos realmente creés? ¿Cuánto es la inflación oficial en este país? Dos por ciento. ¿Realmente todos ustedes creen que el costo de vida en Estados Unidos crece únicamente el 2% anual? ¿Cuánto se les incrementa la cuota de la Universidad por año o sus pasajes o todo? Realmente, chicos, hay contra la Argentina por parte del Fondo Monetario Internacional una suerte de ensañamiento porque somos el mal ejemplo, somos el mal alumno, somos los que dijimos que no a todas y cada una de las recetas que quisieron imponernos desde el año 2003, pero no desde el punto de vista ideológico, no tenemos nada contra el Fondo Monetario Internacional en términos ideológicos. Contra el Fondo Monetario tenemos el hecho de habernos llevado a la tragedia más terrible que tuvo la República Argentina, apoyando la convertibilidad y apoyando una política económica de endeudamiento, porque se ha convertido el Fondo Monetario Internacional, en lugar de ser lo que se pensó en el tratado de Bretton Woods con respecto a la Segunda Guerra Mundial, que sea el gran regulador de la economía, hay que leer atentamente el acta fundacional del Fondo Monetario Internacional y las obligaciones del Fondo Monetario Internacional. Si uno leyera las obligaciones que tiene el Fondo Monetario Internacional, pasaría a un costado a toda su actual dirección y o cambian la Carta Orgánica o cambian los directores, porque las dos cosas juntas no combinan. ¿Por qué vine a esto? Porque en realidad la Argentina es el mal ejemplo. Cómo se le explica al mundo, hoy sobre todo al mundo de la eurozona, que tiene el mismo y exacto problema que tenía la Argentina, que era su deuda soberana, superando con creces su PBI. Y con un problema mucho peor, porque en la Argentina era el Estado el que tenía un gran nivel de endeudamiento, pero las familias, aunque se quedaron con los ahorros, igualmente tenían -parte de un problema que hay en la Argentina que es la economía en negro- y pudieron sobreponerse. (...) La Argentina desde el año 2003 a la fecha ha tenido el crecimiento más importante de sus 200 años de historia. Medido como sea medido. La acumulación de reservas más importante de la que se tenga memoria, el desendeudamiento más importante y todo contraviniendo todas y cada una de las recomendaciones del Fondo, a punto tal que decidimos cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional juntamente con Brasil precisamente para no estar obligados a esperar su receta. Por eso digo que en realidad, madame Legarde, le han cometido algún full, como dijo algún argentino en Italia, algún penal en Grecia y no los ha visto, pero me parece que acá el árbitro. En la Argentina, cuando un árbitro está a favor de uno y en contra del otro, le decimos bombero, porque bombea a un equipo en contra de lo otro.

P.: Quería que hablara de la tasa de inflación y cómo ha respondido la gente a lo que ha sido publicado, porque lo que ha dicho su Gobierno recientemente es que cualquiera puede vivir con seis pesos al día y se le añade lo del Fondo Monetario Internacional y esto es más allá de la tasa de pobreza...

C. de K.:
Primero quiero decirte que no tengo ninguna animosidad contra el Fondo Monetario Internacional, simplemente tengo una posición crítica que no es animosidad. Animosidad por ahí tengo contra el equipo de fútbol que no es mi favorito, ahí sí puedo tener animosidad o cuando alguien no me cae simpático, pero cuando estoy en función de Estado y analizando instituciones, no tengo animosidad, tengo análisis crítico y objetivo. En cuanto a lo de los seis pesos, fue absolutamente desmentido y fue totalmente tergiversado, es una pena que no hayas podido acceder a la información veraz, pero te la vamos a hacer llegar con los comunicados oficiales que se dieron respecto de esto. Para que se den, te des una idea -no tiene que ver con esto y voy a retomar enseguida lo que me dijiste-, el tema de lo que aparece escrito, lo que llega y después no se sabe exactamente. Hace muy poco tiempo pusimos en circulación un billete con la figura de Eva Perón, hace una semana apareció en un diario que ese billete no entraba en los cajeros, que era mentira, que no existía, que no se podía hacer. Bueno, hoy el billete está en circulación en la República Argentina. Esto para responderte respecto de lo que se decía. (...) Pero además yo debería decirte que lo que ha tomado en cuenta el Fondo Monetario Internacional, que han sido encuestadoras privadas, que daban una inflación entre el 20% y el 24% y que fueron denunciadas ante la Justicia porque hay leyes que establecen que en la Argentina para dar datos económicos que puedan influir en el comportamiento de los actores económicos hay que tener una base científica, ninguna de las consultoras, que no tienen más de siete u ocho empleados cada una, ha podido acreditar ante la Justicia cuáles son los instrumentos científicos estadísticos por los cuales determinan esos números inflacionarios. Es más, reconocieron que no cuentan con la estructura para hacerlo. La única estructura realmente con capacidad territorial, científica y profesional para hacer estudios y relevamientos de costo de vida y de todos los otros índices, de pobreza, de indigencia, de movilidad social, balanza comercial, etcétera, es precisamente el INDEC. Pero hay una pregunta que tiene que ver fundamentalmente con la lógica, más allá de esto. Si realmente la inflación fuera del 25%, si la pauta salarial ha sido promedio el 25%, si además hemos tenido una inversión en el último año 2011 la más alta de todo el período, el 24,5, ¿de dónde sacamos, cómo creció la economía al 9,2 en 2010 o al 8,9 el año pasado? ¿Cómo obtuvimos un superávit comercial el año pasado de más de 10.000 millones de dólares y este año un superávit comercial que ya a fines de agosto es de 10.000 millones? ¿De dónde saca la gente? Me encantaría, Nicole, como a Kevin, invitarte a Buenos Aires para que veas lo que es el consumo en Buenos Aires, pasear por Buenos Aires, es una ciudad lindísima y ver los restoranes llenos, los shoppings llenos, la gente consumiendo. Tenemos una política social que llega a los sectores más vulnerables, que son los que más consumen y que menos capacidad de ahorro tienen. La capacidad de argentinos que viajan al exterior, con los cuales me he encontrado en Nueva York. El otro día salió campeón Maravilla Martínez, estaba lleno de argentinos Las Vegas. Si realmente los números fueran de una inflación del 25% al 26%, el país estallaría por los aires; no podríamos haber pagado ninguno de los miles de millones de dólares que hemos pagado; no hubiéramos podido sostener el crecimiento de una economía como el que sostuvimos y mucho menos hubiéramos logrado la incorporación de millones de excluidos que hoy están consumiendo y tienen una asignación universal o un trabajo en una cooperativa o un trabajo registrado. Es la realidad económica, la consistencia de los datos del crecimiento y de la realidad los que chocan con los índices de la oposición, que ha tomado el tema de la inflación como un tema político y no económico.

C. de K.: Y ahora vamos a la respuesta del amigo Manuel de Venezuela. Tú presupones que va a perder Chávez, así que me estás preguntando qué va a hacer Chávez, es una presuposición. Yo creo sinceramente que él ha respetado siempre, es más, yo lo cargo mucho a Chávez, que es mi amigo, lo reconozco, es público y notorio. No debe haber presidente latinoamericano que haya pasado por más elecciones que Chávez, creo que lleva desde 2009 a la fecha 13 elecciones, vos Manuel, que sos venezolano te debés acordar. No, me parece que vos sos de la oposición, tenés todo el derecho a ser de la oposición pero no a tergiversar los hechos. Vamos por partes, dijo Jack; 14 elecciones, no creo que nadie que sea antidemocrático, y cuando en cuando le tocó perder una elección -perdió un plebiscito si mal no recuerdo-, reconoció que había perdido ese plebiscito. Así que realmente creo que no hay ningún antecedente para afirmar que Chávez no va a reconocer un resultado electoral cualquiera que fuera, porque ya le tocó perder y lo reconoció. Y en el 92, en realidad el golpe de Estado se lo hicieron a él. Ah, vos hablás del Caracazo. En definitiva, fue el Caracazo cuando él participó y luego hubo un intento de derrocamiento de Andrés Pérez, que después de las elecciones en que dijo que iba a hacer tal cosa provocó una situación económica que provocó el Caracazo y cientos, mucha gente muerta y terminó preso. Pero en realidad, el que ha sufrido un golpe de Estado fue en 2002 Chávez, cuando desde la Cámara de Comercio Carmona fue electo presidente por un grupo, él fue encarcelado y el único Gobierno del mundo que reconoció al presidente Carmona como presidente de Venezuela fue el Gobierno de los Estados Unidos. No podía ser de otro modo, of course, el Fondo y Estados Unidos. Así que en realidad yo creo sinceramente, más allá de las diferencias de estilo, de visiones, yo muchas veces discuto con Hugo, todos discutimos entre nosotros y tenemos diferentes concepciones porque somos diferentes además. Evidente la concepción, la forma que tiene de ser un argentino es muy diferente a la de un caribeño y no quiere decir que el argentino sea mejor y que el caribeño sea peor o viceversa, pero poner en duda la concepción democrática del presidente Chávez después de 14 elecciones, donde él ha reconocido cuando le ha tocado perder, no me parece justo.

Dejá tu comentario