Con temores, venezolanos regresan a Brasil

Edición Impresa

Pacaraima, Brasil - El flujo de peatones y vehículos en la frontera entre Brasil y Venezuela era normal ayer, aunque los migrantes venezolanos en Pacaraima expresan temor de ser blanco de nuevos ataques como los del sábado, cuando residentes quemaron sus pertenencias y los golpearon con palos.

La presencia de tropas brasileñas era notoria en las inmediaciones del puesto fronterizo, antes incluso de la llegada de los refuerzos prometidos el domingo por el presidente, Michel Temer.

Los recuerdos de los incidentes del sábado son traumáticos y muchos vendedores de comida o cambistas de dinero que cruzan a diario desde la ciudad venezolana de Santa Elena de Uairén aseguran que nunca vieron algo parecido.

"Nos fuimos asustados, no sabíamos lo que iba a pasar", dijo un cambista, que prefirió no revelar su identidad.

Los ataques se desataron tras la agresión a un comerciante brasileño, que resultó herido. Familiares de la víctima responsabilizaron a los inmigrantes y decenas de vecinos de Pacaraima, en represalia, atacaron los dos principales campamentos improvisados de los inmigrantes y quemaron sus pertenencias. Unos 1.200 huyeron, cruzando la línea divisoria de vuelta a su país.

"Pagamos justos por pecadores. Nosotros no tenemos la culpa de que nuestro Gobierno esté haciéndolo mal", lamentó Jorge Idrogo, un venezolano de 22 años, que sustenta a su familia vendiendo comida del lado brasileño.

El coronel Zanatta, comandante de la base de Pacaraima de la Operación Acogida, estima que ayer se registraron unos 900 venezolanos en el centro de recepción de esta localidad amazónica.

En tanto, el Gobierno del estado de Roraima, en el norte de Brasil, pidió ayer al Supremo Tribunal Federal (STF) que detenga la entrada de inmigrantes venezolanos, aumentando la presión sobre el Ejecutivo para que resuelva una creciente crisis regional.

"Como consecuencia de los graves conflictos del fin de semana, el estado de Roraima presentó una petición urgente que busca la suspensión temporal de la inmigración venezolana a través de la frontera", dijo el Gobierno estadual en un comunicado.

El STF ya rechazó un pedido previo de Roraima, ya que la Constitución brasileña exige mantener la frontera abierta, por lo que es improbable que acceda ahora.

Agencias AFP y Reuters

Dejá tu comentario