Confirmado: demorará la Corte tratamiento de DNU

Edición Impresa

El ministro de la Corte Suprema, Carlos Fayt, aseguró ayer que el máximo tribunal no se pronunciará pronto sobre la apelación que presentó el Gobierno del fallo que suspendió la aplicación el DNU 2.010/09 -para el uso de reservas del Banco Central- y recalcó que el caso requiere un análisis «a fondo».

«La Corte tendrá que decidir si esta medida de tipo cautelar debe ser analizada. Yo sería aventurado si digo qué hará la Corte. No se analizará en las próximas horas, lo vamos a meditar bien», señaló el juez en declaraciones en la puerta de su domicilio.

La semana pasada el máximo tribunal rechazó una acción de amparo presentada por la provincia de San Luis, que objetaba el mismo DNU, pero el fallo no analizó si la medida dictada por Cristina de Kirchner en diciembre pasado era válida o no, sino que se limitó a indicar que la provincia no tenía legitimación para presentar la demanda.

Por eso, quedó pendiente un pronunciamiento de la Corte respecto del DNU que habilitó el uso de las reservas del Banco Central para renegociar vencimientos de la deuda pública en 2010. Hasta el momento, ninguna instancia judicial ha analizado la validez de la medida, sino que tanto la jueza de primera instancia María José Sarmiento como la Cámara en lo Contencioso Administrativo se limitaron a hacer lugar a la medida cautelar solicitada por la oposición. Estas resoluciones suspendieron el DNU objetado hasta que el Congreso se pronuncia sobre su validez.

Lo que debe definir la Corte ahora es si hace lugar a la apelación que el nuevo procurador del Tesoro, Javier Da Rocha, presentó el viernes pasado contra la medida cautelar. En este punto, las declaraciones de Fayt remarcan que el proceso va a ser lento. De hecho, lo más probable es que para cuando llegue a la Corte, el Congreso ya se haya pronunciado sobre el DNU y en consecuencia, el planteo del Gobierno se vuelva abstracto. Fayt también subrayó que los miembros de la Corte son «reacios a las visitas», en referencia a las versiones que señalan reuniones entre la Presidente e integrantes del oficialismo con los ministros del alto tribunal por este tema.

«No tenemos compromisos de ninguna clase con nadie, únicamente con el país y con la República. Nuestra función es una función muy significativa para toda la población», destacó Fayt y agregó que los integrantes de la Corte Suprema «somos los baluartes de los derechos de la libertad, de la dignidad y de todo lo que representa la vida en una república representativa y federal».

El ministro respondió así a las declaraciones del kirchnerismo durante el fin de semana, que impulsaban una rápida solución por parte del máximo tribunal.

Dejá tu comentario