20 de marzo 2015 - 00:00

Contagio: se sumó Bossio y se agita la marquesina K

Julián Domínguez, en su primer día como candidato a gobernador, se mostró con el padre Pepe y un grupo de laderos, entre ellos el yerno presidencial Camilo Vaca Narvaja. Diego Bossio, que se confesó postulante, anduvo por Junín junto a Oscar Romero, diputado y sindicalista de SMATA.
Julián Domínguez, en su primer día como candidato a gobernador, se mostró con el padre Pepe y un grupo de laderos, entre ellos el yerno presidencial Camilo Vaca Narvaja. Diego Bossio, que se confesó postulante, anduvo por Junín junto a Oscar Romero, diputado y sindicalista de SMATA.
Experto en números, Diego Bossio aprendió, por los oficios de los coutch, los trucos de la semántica : hasta ayer, el director de ANSES, cada vez que le preguntaban si era candidato recitaba el poema de "tener vocación y voluntad para gobernar la provincia de Buenos Aires" pero, como si fuese tabú, evitaba reconocerse como candidato.

Bossio incorporó ayer a su lenguaje público el término y, por primera vez, se presentó como "candidato a gobernador". Lo hizo horas después de que Julián Domínguez anclase la balsa presidencial para subirse a un velero hacia la gobernación. Como el azar o la malicia no tienen tregua, Bossio se lanzó en Junín, ciudad bonaerense sobre la Ruta 7, a 50 kilómetros de Chacabuco, el pago chico de Domínguez, con quien formalmente empezó a disputar una misma butaca. Los dos, por agendas previas, compartirán una foto y gentilezas la semana próxima cuando se junten para una actividad.

Bossio se sumó, entonces, al pelotón que inició Domínguez y donde figuran otros lanzados. Fernando Espinoza, alcalde de La Matanza y jefe del PJ bonaerense, que de mínima quiere repetir el currículum de Alberto Balestrini y entrar segundo en el binomio. Juan Patricio Mussi, intendente de Berazategui, que hace tiempo blanqueó su expectativa; el viceministro de Desarrollo Social Carlos Castagnetto, que empapeló media provincia y se junta con intendentes en busca de respaldos y, en una especie de reaparición, escoreado por su papel en el affaire Nisman, el secretario de Seguridad Sergio Berni se autolanzó como candidato para la provincia. Pero a algo impreciso: a senador o a goberandor.

En la zona gris, a la espera de algun guiño, aparecen otros actores: Gabriel Mariotto, el vice que en este tiempo oficia como principal portavoz de la unidad detrás de la candidatura de Scioli, quiere entrar en la ruleta provincial. El sciolismo, rama "la City", contrató gigantografías para Santiago Montoya y en La Plata, en una remake del síndrome Marangoni, empujan al ring a Cristina Álvarez Rodríguez en ejercicio que no está claro si es para favorecerla o incinerarla.

Hay otra tira, más corta, donde relucen nombres para otro rol, la vice bonaeresne, un oficio diferente que suele definirse como compensación del uno. Néstor Kirchner lo puso ahí a Balestrini; Cristina de Kirchner lo sentó de dos a Mariotto, como antítesis en ambos casos que, con el tiempo, Scioli supo surfear. Eduardo "Wado" De Pedro, hoy secretario general de la Presidencia, es un nombre que se menciona como potencial vice de una fórmula surgida de la pre-PASO de Olivos.

Estado

El cambio de configuración del "estado político" de Bossio se precitipó por la bajada de Domínguez a la provincia. Aníbal Fernández, el quilmeño jefe de Gabinete, integra el -ahora- septeto de presidenciables con Scioli, Randazzo, Rossi, Urtubey y Taiana, pero le han escuchado decir que su expectativa está en la disputa bonaerense.

Aníbal F., que no suele mover en falso, fue quien puso a Bossio sobre la mesa cuando lo interrogaron sobre si la bajada de Domínguez lo convertía en candidato único. Si Fernández quiere pulsear por esa cucarda que ahora tiene Scioli, levantó a Bossio con el objetivo de estirar la incertidumbre y dinamitar el supuesto de exclusividad que, en las primeras horas, intentó irradiar el dominguismo.

Madrugador, Domínguez se vio ayer con el padre Pepe, en su condición de cristinista cristiano, en un debut como candidato. Estuvo con Camilo Vaca Narvaja, que integra su staff en Diputados y es la pareja de Florencia Kirchner con quien espera, para agosto próximo, una hija. El padre de Camilo, Fernando Vaca Narvaja, el "Vasco" que fue responsable sindical de Montoneros, es una voz que Domínguez escucha cuando analiza la política. Bossio, por la mañana, se mostró en Junín con Oscar Romero, diputado nacional y hombre de SMATA, que fue uno de los primeros dirigentes que el año pasado levantó la bandera Bossio gobernador. Asuntos, además, de vecindades: Romero es de la Cuarta, donde se reparten el territorio Domínguez y Randazzo, pero entró a la boleta nacional por una gentileza de la Casa Rosada a Ricardo Pignanelli.

Pablo Ibáñez

Dejá tu comentario