26 de diciembre 2013 - 00:26

Cristina 2015: gurú ultra-K proyecta una candidatura

Kunkel dijo que CFK será candidata y que seguirá en política. Trucos y Sinuosidad

Carlos Kunkel, Jorge Capitanich, Daniel Scioli, Néstor Kirchner
Carlos Kunkel, Jorge Capitanich, Daniel Scioli, Néstor Kirchner
Carlos Kunkel puso un regalo, incierto pero regalo al fin, en el árbol de Navidad del hiperkirchnerismo: anticipó, montado a su condición de gurú K, que al terminar su mandato presidencial en 2015 Cristina de Kirchner no sólo seguirá "haciendo política" sino que, además, será candidata en el próximo turno electoral.

Kunkel, el primero en anunciar que la actual Presidente sería candidata a senadora por Buenos Aires en 2005 y en deslizar su postulación presidencial para 2007, dibujó un futuro, por ahora imaginario, para el ultrakirchnerismo; una zanahoria que permita pensar en la sobrevida del kirchnerismo post 2015.

El diputado dijo a la agencia DyN que la Presidente seguirá "haciendo política y siendo candidata" aunque evitó precisar a qué cargo, ya que por Constitución, no puede volver a competir por la silla mayor de la Casa Rosada. "Pregunten dentro de 18 meses", gambeteó Kunkel.

La parrafada del diputado generó ayer intriga en sectores del Gobierno. La razón es sencilla: desde la intervención quirúrgica, y sobre todo a partir de la designación de Jorge Capitanich, el funcionariato y la tropa K da por hecho que Cristina ingresó en un proceso de lenta pero irreversible retirada.

"Presente va a estar pero su nivel de influencia va a depender más de cómo termine el Gobierno" confió, ayer, un funcionario oficial. En otros círculos, más efusivos con los dichos de Kunkel, se habló de revivir un antiguo plan de Néstor Kirchner para 2011 cuando ante un escenario adverso para disputar la presidencia hizo circular, a modo de testeo entre caciques del PJ, la hipótesis de que podría ser candidato a gobernador bonaerense.

Anoche, un funcionario K consideró "casi imposible" esa alternativa. En todo caso, interpretó, Cristina puede volver a ser senadora o diputada nacional aunque en general se especuló que la Presidente, sin posibilidad de reelegir, preferiría ocupar un cargo regional o internacional. El destino repetido fue la Unasur, lugar que ocupó Kirchner hasta su muerte en octubre de 2010 y que luego se repartieron excancilleres.

Senatorial

La Presidente fue senadora por Santa Cruz entre 1995 y 1997 cuando renunció para asumir como diputada nacional hasta 2001, año en que fue electa, otra vez, para la Cámara alta. En 2005 reeligió como senadora, pero por la provincia de Buenos Aires, provincia en la que nació.

En la actualidad, la Presidente tiene residencia en Santa Cruz y mantiene su domilicio en esa provincia. Técnicamente, puede ser tanto candidata por esa provincia como por Buenos Aires. Los requisitos para ser postulante por los dos distritos los mantiene hasta ahora. Un detalle: en el Senado, tanto Santa Cruz como Buenos Aires renuevan sus bancas en 2017.

Más sinuoso aparece el corpus legal para competir por la gobernación bonaerense ya que la Constitución provincial exige, en su artículo 121, tener "cinco años de domicilio en la provincia con ejercicio de ciudadanía". No es, en verdad, un límite infranqueable: la Presidente figura en los padrones de Santa Cruz porque tiene domicilio en Río Gallegos por lo cual, técnicamente, no cumpliría con aquella pauta. Pero abundan los antecedentes en que eso se flexibilizó: el caso más reciente es el de Daniel Scioli, nacido en Capital y que tenía domicilio en el Abasto; pero también Kirchner para ser candidato a diputado bonaerense en 2009 invocó como "residencia" la quinta de Olivos, partido de Vicente López. Al final, la Justicia aceptó el truco como válido y podría, llegado el caso, ser invocado también por Cristina.

La teoría Kunkel tiene dobleces. Desde la oposición rápidamente se especuló que las palabras del diputado esconden un intento por impulsar un tercer mandato presidencial. Héctor Daer, diputado del Frente Renovador massista, dijo que "las urnas ya hablaron a favor de respetar la Constitución" en el sentido de que inhibe la re-reelección.

Kunkel no clarificó la posible candidatura de Cristina y abrió la brecha para las críticas sobre todo en otro frente: que una potencial candidatura legislativa tenga como único fin buscar "fueros" para la actual presidente.

Por esas interpretaciones, en sectores del Gobierno se consideró "inoportuno" el comentario de Kunkel. Resultó simpático para el universo ultra-K pero generó, a la vez, reproches y quejas más allá de que el diputado implícitamente sacó a la mandataria de la grilla presidencial de 2015.

De hecho, planteó que "primero se va a definir el tema de la conducción partidaria y la fórmula presidencial del peronismo para 2015 se hará después, en las PASO" previstas para agosto de 2015.

Aun en ese punto, el diputado otorga a la Presidente un rol preponderante que todavía está en veremos: la posiciona como gran electora del candidato del FpV para 2015. "Cristina escucha a todos, no es cierto que no escucha, después ella define la lista con base en la que nosotros le presentamos. No veo que haya otra forma", afirmó.

Dejá tu comentario