9 de julio 2014 - 00:23

Cuando querer es poder

Cuando querer es poder
 Street sigue aguardando la entrada de resultados y mientras tanto los inversores se mantienen en una posición de "no innovar".
Las empresas más importantes enlistadas deben presentar sus balances y precisamente los resultados de las mismas son los que mantienen una especie de puntos suspensivos en la inversión.
Además se aguarda la publicación de las minutas de la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos que al cierre de esta edición aún no se conocían, y que serán analizadas buscando la posibilidad de un aumento de las tasas de interés.
En la primera hora de cotización, la oriental el índice de Shanghái subió el 0,20%, el Hang Seng finalizó neutro y el Nikkei bajó el 0,42%.
Los principales índices europeos siguieron la trayectoria de EE.UU. y finalizaron en baja. Madrid cayó el 1,8%; París un 1,4%; Fráncfort el 1,3%; Milán el 2,6% y Londres un 1,2%.
El índice Dow Jones bajó el 0,69% y el Bovespa el 0,31%.
Y llegando a Buenos Aires las tratativas con llegar a un acuerdo con los bonistas, siguen siendo el pivote donde giran todas las expectativas de inversión en nuestra Bolsa, pero a pesar de ello se negocia y el cierre fue positivo. Un índice Merval que tocó un mínimo de 8.152,74 y un máximo de 8.342,54 cerró 8.309,81 puntos básicos subiendo el 2,07%. Los índices Merval 25 y M.Ar subieron el 2,17% y un 2,76% respectivamente.
El total negociado en acciones fue de aproximadamente 159 millones y 3 millones en Cedear.
Se contabilizaron 42 alzas, 25 bajas y 11 acciones quedaron sin cambios.
Entre las ganadoras destacamos Petrobras con el 9,68%, Ferrum el 6,25% y APSA el 5,88%. Las que más resignaron valor fueron Morixe el 4,21%, Caputo el 3,13% y Longvie el 2,26%.
Y la Bolsa quiere y puede.

Dejá tu comentario