De la Sota barrió en Capital y Buenos Aires

Edición Impresa

José Manuel de la Sota barrió la provincia de Buenos Aires y el fin de semana como único representante de una especie en extinción: gobernadores PJ enfrentados con la Casa Rosada. Ayer compartió un desayuno en un bar porteño junto a Alberto Iribarne, exministro de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, uno de los articuladores de la precandidatura de Roberto Lavagna al Senado a través del partido Renovación Popular.

El sábado, el gobernador de Córdoba había encabezado un plenario peronista junto al intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, quien instó a los dirigentes a dejar de escuchar "a los que juegan a dos puntas y que nunca definen dónde quieren estar", en tácita referencia de Daniel Scioli y Sergio Massa.

De la Sota y Cariglino estuvieron acompañados por los diputados nacionales Alberto Asseff (PNC Unir), Carlos Brown, Eduardo Amadeo y el cordobés Francisco Fortuna, a quienes el intendente de Malvinas Argentinas definió como "los escuderos legislativos del Frente de la Unidad". Asseff ponderó las palabras de De la Sota, sobre todo cuando el cordobés enfatizó que la hora política exige "producir, producir y producir; trabajar, trabajar y trabajar". Uno de los párrafos más aplaudidos de las palabras del gobernador mediterráneo fue cuando recordó que "el cardenal Bergoglio pidió 17 veces audiencia con la señora presidenta sin éxito y ahora el papa Francisco la recibirá en Roma, en su primera entrevista. Así es la vida...".

Dejá tu comentario