Debate: Rubalcaba no superó el lastre de Zapatero; ganó Rajoy

Edición Impresa

Madrid - El conservador Mariano Rajoy y el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba protagonizaron anoche el único debate televisado de la campaña electoral española, de cara a los comicios del próximo 20. El opositor se mostró más cómodo y seguro, propio de quien goza de una gran ventaja en las encuestas y de quien no debe defender al alicaído Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Tras declarar que la situación económica y social es «insostenible», el candidato del conservador Partido Popular enfatizó que «el Gobierno no es capaz» de corregir la crisis. Rajoy cuestionó a Pérez Rubalcaba con el previsible argumento de por qué no había implementado lo que ahora promete en los ocho años en los que el Partido Socialista Obrero Español lleva gobernando. A su vez, citó una estadística que dio cuenta de que la desigualdad en España sólo es superada por Letonia, Lituania y Rumania dentro de la Unión Europea.

Aunque se mostró evasivo ante los pedidos de precisiones que le formulara el exministro del Interior de Zapatero, Rajoy se mofó de su rival al preguntar si sus muchas y específicas propuestas «se le han ocurrido hace media hora». «Si cuenta lo que tiene en la cabeza, ni sus propios electores le darán el voto», había provocado el socialista.

Otro momento en el que Rajoy salió airoso fue cuando el postulante oficialista citó una entrevista del conservador con el diario argentino La Nación, en la que éste fue citado diciendo que bajaría el subsidio por desempleo. A su turno, el conservador exhibió una carta de La Nación en la que se atribuyó la versión de esa rebaja a «un error de interpretación del redactor».

El candidato del gobernante PSOE resumió su propuesta económica en tres puntos: buscar un gran acuerdo para el empleo, reorientar la economía «con un equilibrio entre el control del gasto público y creación de empleo», y garantizar la seguridad social de los españoles.

Un punto fuerte del oficialista fue cuando repasó puntos polémicos de la plataforma de Rajoy, entre los que se encuentra la creación de un ente estatal que absorba los activos tóxicos de los bancos en crisis. El opositor no respondió ese punto.

El aspirante socialista defendió la creación de un impuesto a los más ricos y pedir a la Unión Europea que retrase dos años los planes de ajuste fiscal exigido a los países para reducir el déficit. Con esta medida se buscaría evitar que los ajustes frenen el crecimiento económico.

También propuso pedir a la UE una especie de Plan Marshall de 70.000 millones de euros para reactivar la economía europea.

Rubalcaba también aseguró que si gana las elecciones, durante los años 2012 y 2013 el Estado pagará la Seguridad Social a las empresas de menos de 50 empleados que creen nuevos puestos de trabajo, lo que se financiaría con un nuevo impuesto a las grandes fortunas.

El candidato conservador insistió en que considera que «España necesita otra política económica» diferente a la realizada en los últimos años por el Gobierno socialista y acusó a Rubalcaba de buscar «excusas» en la crisis griega y en Estados Unidos para explicar la situación de España. Rajoy reclamó que el PSOE dejará el poder con «tres millones más de personas desempleadas» que cuando el PP dejó el poder en 2004.

En la primera parte del debate, centrado en la economía y el desempleo fundamentalmente, hubo también un cruce de reproches a causa del origen de la burbuja inmobiliaria en España, que causó una gran destrucción de empleo y dejó un gran lastre a los bancos españoles que habían invertido en ese sector.

En una primera evaluación, los medios afines a uno y otro candidato dieron por ganador, previsiblemente, a quien era su favorito antes de la contienda. Por ejemplo, el diario ABC en su versión on line apuntó «Rajoy en las encuestas, Rajoy en el debate». «El líder del PP desborda a un candidato socialista que se limitó a examinarlo como si fuese el debate de investidura», afirmó el periódico. El Mundo también iba en ese sentido. Como contracara, El País afirmó que Pérez Rubalcaba «ganaba por puntos» en la discusión económica.

Agencias EFE, DPA, ANSA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario