Definen más paros en Bs.As.; dictarán conciliación

Edición Impresa

TM Buenos Aires - Con la parálisis generada ayer por la superposición de huelgas de maestros y estatales como tenso telón de fondo, los gremios docentes redoblaron la apuesta y confirmaron que mañana definirán nuevas medidas de fuerza para la semana que viene si no se concreta antes una casi utópica nueva oferta salarial por parte del gobernador Daniel Scioli.

"Este viernes se resolverán medidas de fuerza si no nos convocan para una nueva propuesta"
, aseguró el secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, además de señalar que pidieron "una nueva reunión" con las autoridades.

"Si no hay diálogo, la semana que viene vamos a darle continuidad a esta protesta", recalcó, y enfatizó "que haya clases la semana que viene depende del Gobierno, no de nosotros".

"Para hacer pedidos de audiencia, Baradel tiene que estar trabajando y los chicos en clase", castigaron ayer desde oficinas de la Gobernación.

De confirmarse las nuevas protestas, el Ministerio de Trabajo que conduce Oscar Cuartango dictará una conciliación obligatoria -lo haría entre mañana y el lunes-, con el objetivo de abrir un compás de espera de 15 días -extensible a otras 5 jornadas- para continuar con las negociaciones sin medidas de fuerza, ni sanciones.

Este semana, la Suprema Corte provincial ratificó la potestad de la cartera laboral bonaerense de poder dictar esa herramienta en el marco de conflictos estatales. Por eso, desde los pasillos oficiales interpretan que si los gremios activan de todas formas más huelgas bajo la conciliación, entrarán en la ilegalidad y serán pasibles de sanciones.

"No sabemos si vamos a aplicar la conciliación obligatoria hoy, mañana o pasado, pero estamos evaluando su uso y el tiempo oportuno para hacerlo", dijo Cuartango, y destacó: "No podemos hacer una oferta que después, dentro de dos meses, nos coloque en el conflicto del incumplimiento salarial".

No obstante, un mejoramiento de la última oferta concretada el pasado lunes -del 18,6% en dos tramos, lejos del reclamado 30%- está atado a un auxilio financiero nacional, hoy trabado por los cortocircuitos políticos entre ambas administraciones frente a las aspiraciones presidenciales de Scioli.

Por eso el Ejecutivo se apresta a liquidar los sueldos de febrero con el último aumento ofertado, más allá de que no haya sido aceptado por los sindicatos.

"Si aplican el aumento por decreto, el conflicto se va a profundizar", advirtió ayer Baradel.

Ayer, Scioli recibió un nuevo respaldo público del titular de la CGT crítica, Hugo Moyano. "El oficialismo perjudica a la ciudadanía, no al gobernador; la Nación hace lo mismo con otras provincias, con plata cualquiera es vivo", dijo.

Por de pronto, ayer concluyó el paro de 48 horas convocado por el mayoritario Frente Gremial docente (que nuclea a Suteba, Feb, Uda, Amet y Sadop), y que tuvo su réplica además en una medida similar por parte de la moyanista Udocba.

Por su parte, en el plano de los trabajadores estatales, ATE activó ayer un paro de 48 horas, que hoy incluirá cortes de rutas y de accesos a la Ciudad de Buenos Aires y a la Autopista Buenos Aires- La Plata, en el marco de la movilización de la CTA al Ministerio de Trabajo de la Nación.

En tanto, UPCN -de buena sintonía con el Gobierno bonaerense- concretó una huelga de 24 horas, mientras que mañana llevará adelante una medida de ese tenor Fegeppba. Además, hoy dispararán un paro de 24 horas los trabajadores de la salud de los 77 hospitales de la provincia, nucleados en Cicop, como parte de un duro plan de lucha que irá in crescendo en las próximas semanas. En sintonía, también concretarán una huelga hoy los trabajadores judiciales lineados con la AJB.

Dejá tu comentario