Desafío: arranca hoy otra ola de paros contra Scioli

Edición Impresa

Buenos Aires - Tras el naufragio de parte de la paritaria salarial del pasado jueves, arranca hoy una nueva semana de huelgas docentes y estatales bonaerenses que vuelven a golpear las prestaciones de la administración pública y de servicios clave.

La grilla anota otro paro de 48 horas desde hoy del mayoritario Frente Gremial docente (Suteba, Feb, Sadop, Uda y Amet) en escuelas primarias y secundarias, que coincidirá con igual medida por parte de ATE.

La primera coalición además iniciará hoy una movilización en ocho rutas de la provincia, que confluirá el miércoles en una marcha, que prometen masiva, a la Casa de Gobierno. En tanto, una protesta de 120 horas del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación afectará a las escuelas públicas.

Por su parte, el también estatal Fegeppba motorizará una movilización ese día, mientras que trabajadores de la salud de los 77 hospitales públicos desplegarán una huelga de 48 horas también desde hoy.

Frente a este tenso y delicado escenario, el Gobierno de Daniel Scioli dictaría en las próximas horas la conciliación obligatoria, según se afirma en los pasillos oficiales, ante la necesidad de que los cerca de 4,7 millones de alumnos dejen de recibir el impacto de las medidas de fuerza.

Producto de las protestas que estallaron en el inicio mismo del ciclo lectivo 2013 del pasado 25 de febrero, hasta mañana se habrán perdido ocho días de clase, golpeando así de lleno la pretensión de arribar a 190 días de clase impulsada desde el Palacio Pizzurno.

Los maestros -que incluso amenazan con nuevas medidas de fuerza- rechazaron el jueves por "insuficiente" una nueva oferta, del 22,6% en tres tramos, para llevar el salario inicial de $ 2.900 a $ 3.553 en diciembre .

La propuesta fue elaborada con fondos propios, ante la falta de asistencia financiera nacional extra por los cortocircuitos políticos con la Casa Rosada frente a las aspiraciones presidenciales de Scioli.

En reacción al portazo sindical, el Ejecutivo bonaerense decretó el cierre de la paritaria salarial con los maestros -exigían una suba del orden del 30 por ciento- y ordenó formalmente la liquidación de los sueldos de febrero con ese aumento, pese a la falta de acuerdo.

En paralelo, confirmó que descontará los días no trabajados, por lo que el futuro pago de los salarios de marzo -no los de febrero- potenciará el malestar de los maestros por las abultadas quitas que se avecinan.

Por su parte, la reunión paritaria del jueves con estatales tuvo resultado dispar, ya que una suba del mismo tenor terminó con el rechazo de ATE y Fegeppba, mientras que la mayoritaria UPCN definirá hoy si la acepta.

De este último punto depende que el Ejecutivo decrete además el cierre de la paritaria con los estatales, como hizo con los docentes, por ser "la última propuesta posible".

Dejá tu comentario