Dicen en el campo...

Edición Impresa

... que, igual que con las restricciones a las exportaciones de carne de semanas atrás, es decir, «sin orden escrita», lo mismo se habría impuesto ya esta semana para la nueva operatoria de importación de alimentos. Según lo que el propio secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, informó a los operadores del Mercado Central, ahora se requerirá de otra autorización previa para ingresar los productos. La ola de descontento, dentro y fuera del país no se hizo esperar, mientras desde Agricultura se lanzaba un plan que, aparentemente, hasta ahora no pasa del pretencioso título de Plan Agroalimentario 2010-2016, reuniendo a centenares de personas en Parque Norte, y el supuesto anuncio oficial de éste por parte de la propia presidente Cristina de Kirchner, hoy en el Banco Nación, aunque otros decían que los anuncios presidenciales se referirán a alguna línea de créditos. Así, los planteos contradictorios, ya que por un lado se dice que se quiere producir más y por otro se restringen las exportaciones (además, ahora también las importaciones que, en alimentos, no superarían los u$s 1.000 millones anuales, mientras que las exportaciones del rubro, aún restringidas, se ubican en u$s 22.000 millones), se suma el lanzamiento de una nueva entidad, el Centro de Análisis Productivo (CAP) también motorizada por Moreno, de la que forman parte varias empresas, aunque muchas son del rubro alimentario. Tanto, que a pesar de ser tan nueva, ya se la comienza a conocer como «El Club de los Compensados», dada la mayoritaria participación de sectores que vienen recibiendo estos beneficios.

... que, así como desde el sector oficial se presiona a los miembros de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) para que renuncien a la entidad que tuvo tono crítico respecto de algunas decisiones oficiales, desde el Gobierno parecen favorecer el armado de otras, y no son pocos los que creen que el objetivo, en el caso de la CAP, es «quebrar» finalmente el frente de la Mesa de Enlace. Si, además, efectivamente Ider Peretti de Córdoba se transforma en su titular, la versión cobraría más cuerpo, ya que él fue quien impulsó la firma del último acuerdo lechero de mediados del año pasado, que mayoritariamente rechazaban las entidades del campo fracturando así el frente tambero. También otras organizaciones, últimamente más calmas, se vieron conmocionadas por la cantidad de noticias contrapuestas. Tal el caso de la otrora poderosa Coordinadora de Industria Procesadoras de Alimentos (COPAL), que enfrenta no pocos problemas con sus asociados y con un novel presidente, Daniel Funes de Rioja, devenido en especialista alimentario desde su cargo de abogado laboralista de la UIA.

... que, los reclamos del exterior no se hicieron esperar y, aunque los representantes comerciales en la Cancillería, Néstor Estancanelli y Alfredo Chiaradía, no se dejan escuchar, como si nada estuviera pasando, los embajadores de distintos países muestran su preocupación por una nueva alteración al comercio, justo cuando se intenta, desde algunos sectores, reflotar la negociación Unión Europea-Mercosur, e incluso, al propio bloque comercial del Sur. Tampoco Agricultura, donde se supone que todavía está el área de Alimentos (tras su efímero paso por el área de Débora Giorgi), hizo ninguna aclaración al respecto. Para algunos, esto es bastante lógico, ya que, mientras Giorgi, deslucida por el accionar de su supuesto subordinado, Moreno, prefiere el bajo perfil, Domínguez no parece muy dispuesto a aceptar estas condiciones de parte del «líbero» del Gobierno (Moreno) que, además, no tiene ningún empacho en «pisarle» periódicamente el área.

... que, naturalmente, con tanta turbulencia, casi pasaron inadvertidos una serie de multitudinarios encuentros en los últimos siete días. A la ya comentada reunión del Instituto de Promoción de la Carne vacuna Argentina (IPCVA) en Balcarce el fin de semana, a la que concurrieron alrededor de 2.400 productores (y donde se supo que el especialista en carne del INTA, Daniel Rearte, es maratonista y a esta altura ya debe estar en China para correr la exigente prueba de la Gran Muralla), se sumaron las reuniones de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (MAIZAR) en el Four Seasons y la tradicional de la Fundación Producir Conservando, en el Sheraton Libertador. En todos los casos, los comentarios fueron de lo más variados, aunque la rentabilidad de los cultivos y los posibles rindes de la actual campaña ocuparon el centro de las charlas. Por caso, varios productores norteños se quejaban de la falta de respuesta sobre el tema fletes, ya que, dicen, una soja de $ 860 la tonelada no aguanta el costo del flete largo y siguen sin respuesta oficial las eventuales compensaciones. También algunos técnicos adelantan que los daños en la oleaginosa por el Ojo de Rana son mayores que lo previsto inicialmente (y mucho más al Sur). «La gente se durmió. Se ocuparon de la roya, y no fumigaron a tiempo», comentaba un analista que destacó, además, que varias localidades de Córdoba y Santa Fe, los excesos hídricos y otros problemas van a provocar caída en los rindes. Otros, mientras tanto, trataban de calcular cuánto maíz se está dedicando a silaje y qué volumen de grano retendrán los productores para la ganadería (en general, se habla de hasta el 20%), ya que los actuales precios -inéditos- de alrededor de u$s 2 el kilo para la hacienda en pie vuelven a hacer atractiva la producción.

Dejá tu comentario