Djokovic fue el gran maestro

Edición Impresa

Novak Djokovic conquistó su segundo Masters al derrotar en la final de Londres a Roger Federer por 7-6 (6) y 7-5 en el último partido de la temporada, un Final Showdown con batalla física y psicológica. «Nos llevamos al máximo esfuerzo. Es un placer jugar contra ti, siempre es un gran reto», señaló el número uno del mundo, tras arrebatarle al suizo la corona que había logrado las dos últimas temporadas. «Fue una temporada fantástica, quiero agradecérselo a mi equipo. No pudimos comenzar y cerrar el año de mejor forma», agregó Nole, que se convirtió en «maestro» por segunda vez tras haber ganado el certamen en 2008, cuando aún se disputaba en Shanghái.

Djokovic sumó su sexto título de la temporada y el trigésimo cuarto de su carrera al batir en un intenso y disputado duelo al «hombre-récord» en su ciudad predilecta y en el último partido de 2012, que se decidió en las líneas después de dos horas y 14 minutos. «Quiero felicitar a Djokovic por su impresionante año, su impresionante torneo y su impresionante partido», dijo Federer, que perdió su segunda final del Masters. Y agregó: «No puedo jugar mejor que hoy (por ayer), pero espero volver el año que viene. Estoy muy orgulloso de estar aquí».

Los casi 18.000 espectadores del O2 Arena, que se llevaron las manos a la cabeza en varias ocasiones ante el gran tenis que estaban presenciando, vieron a Djokovic ganar por primera vez a Federer en pista «indoor». Los últimos cuatro enfrentamientos en superficie dura y techada llevaron la firma del suizo, uno de los mayores especialistas en este tipo de canchas. El serbio, que sumó su decimotercer triunfo en 29 partidos ante el suizo, se sobrepuso a un comienzo en el que se vio arrollado por un Federer tan preciso como los famosos relojes que se venden en su país.

Pero Djokovic respondió y comenzó a plantear no sólo una batalla física a un Federer que disputó su tercer partido en tres días, sino también psicológica: miradas, gestos, ojos de halcón que iban y volteretas y médicos que venían. Como broche de oro, el serbio cerró la temporada con un revés paralelo desde el fondo de la cancha al que no pudo llegar un Federer que esperaba terminar el punto en la red. Así, el tenista de Belgrado, que igualó al australiano Lleyton Hewitt y al sueco Bjon Börg con dos trofeos, cerró el Masters sin perder ningún partido. Embolsó 1,76 millón de dólares y aumentará su ventaja al frente de un ranking mundial que liderará a final de temporada por segundo año consecutivo.

Dejá tu comentario