El economista del mes: "Grecia va al default y deberá emitir patacones"

Edición Impresa

En la tradicional entrega de El Economista del Mes, el análisis de la coyuntura estuvo a cargo de Federico Sturzenegger. Considera que el problema en la Argentina no es el nivel del dólar sino las tasas de interés negativas. El actual presidente del Banco Ciudad opina que España no está tan comprometida como Grecia, pero igual tendrá un ajuste recesivo que no será corto ni dejará de ser traumático.

1 ¿Qué análisis efectúa de lo sucedido en Grecia?

Grecia está en una situación parecida a la de la Argentina en 2001. En realidad, peor, cuando miramos la magnitud de su desequilibrio fiscal y externo, y, por otro lado, mejor, porque no tiene una moneda que pueda devaluarse y entonces no queda expuesta a una fuga de capitales. Pero independientemente de esto, el problema de fondo es el mismo: la economía está en una situación fiscal insostenible, no tiene capacidad ni voluntad política de ajuste, y no puede devaluar para hacer competitiva su economía. A mi entender, además de la necesidad de reestructurar su deuda, no tendrá alternativa a la emisión de una cuasi moneda al estilo de nuestro Patacón para licuar el gasto público y generar una devaluación interna sin abandonar el euro. Digo que es la única alternativa porque ningún político va a firmar la salida del euro. Y si sólo hacen un ajuste, la recesión va a ser muy profunda y políticamente inviable.



2 ¿Qué puede pasar con España?

A España no la veo tan mal. Es una economía mucho más diversificada, y no tiene un 40% de empleo público como los griegos. Creo que puede no sufrir tanto porque tiene un sector muy importante que es el inmobiliario, que en España juega como sector de exportación. Los compradores de propiedades son europeos nórdicos que van a España en busca de sol. Es difícil ajustar los sueldos, como ya está viendo Zapatero, pero es bastante más fácil ajustar el precio de los inmuebles. Así que España, a diferencia de Portugal y Grecia, tiene alguna posibilidad, algún precio que le permite hacer un ajuste. Dicho de manera sencilla, se derrumba el precio de las propiedades y vuelven los alemanes. De cualquier manera, aunque esto ayude, el adecuar su nivel de gasto para bajar su déficit externo sin devaluar requerirá un ajuste recesivo que no será corto, ni dejará de ser traumático.



3 ¿Qué pasará con la paridad dólar-euro?

Los Estados Unidos son la contracara de Europa. Mientras que Europa es el paradigma de la regulación y las trabas, EE.UU. es la panacea de la flexibilidad y la innovación. Por ello, cuando las papas queman, léase 9-11, crisis Lehmann, o crisis Euro, el refugio es el dólar. Naturalmente, esa moneda se fortalece, porque allí se ve la fortaleza estructural de la economía norteamericana.



4 ¿Qué errores hubo en la concepción de la Unión Europea?

El mismo que cometió la Argentina. Creer que con el ancla nominal alcanza para acomodar el resto de las variables y que todos los problemas se van a resolver. En el caso de Grecia y Portugal, se tomó la pertenencia al euro como que con ello siempre habría financiamiento a costo bajo. Pero los países mediterráneos abusaron de esa protección y habrá que ver cuánto los alemanes y los franceses están dispuestos a sostener el exceso. Por supuesto, como parte de la deuda la tienen ellos, la alternativa de reestructuración se hace más costosa para todo el conjunto, aunque creo que a la larga será inevitable.



5 ¿Cómo ve el desarrollo de la inflación en la Argentina?

La inflación es un problema estrictamente monetario. A partir de octubre del año pasado, cuando cesó la salida de capitales, el Banco Central, luego de un año y medio de estabilidad en los agregados monetarios, pasa a una fase fuertemente expansiva. Con la cantidad de dinero creciendo ahora a más del 20% interanual, es obvio que la inflación se ubicará en ese rango, si no más aún. La pregunta relevante es cuánto aguanta la demanda de dinero con estos niveles de inflación, o, dicho de otra manera, cuándo la gente buscará refugio en el dólar. El día que eso ocurra el proceso se puede acelerar autónomamente.

El pronóstico sobre la inflación para este año es muy difícil porque depende de lo que se haga en materia de política monetaria de acá a fin de año. Mi impresión es que el Central en el último mes se ha focalizado más en este tema y estaría dispuesto a morigerar el ritmo de expansión monetaria.



6 ¿Por qué ahora los precios reaccionan más rápido?

Para pasar de una inflación del 4,5% en 2003 a una del treinta y pico en marzo de 2008 se requirieron 5 años. Ahora, para pasar de una inflación de un dígito sobre la mitad del año pasado al treinta y pico en febrero tardamos sólo 5 meses. Cuando la economía se acostumbra a una alta inflación, las aceleraciones monetarias no tienen piedad y los aumentos se producen muy rápidamente, porque todos los agentes están conscientes del juego. Por ello los bancos centrales se focalizan en generar expectativas de inflación bajas, algo que está ausente en la Argentina.



7 ¿El dólar está barato?

El dólar viene apreciándose muy fuerte. Pero el problema no es el dólar, sino que por encima de esta apreciación del dólar se produce una revaluación muy fuerte de la divisa respecto del euro, con lo cual nuestro tipo de cambio se aprecia hoy de manera generalizada. El problema, de cualquier manera, no es tanto el nivel, que creo que es tolerable para una economía con los crecimientos de productividad que este país ha experimentado, sobre todo en el sector agrícola. El problema que veo es que las tasas de interés reales en el sector financiero son muy negativas y se sostienen en ese nivel sólo porque la gente ve al dólar planchado, con lo que piensa que su depósito en realidad le da un retorno alto en dólares. Pero, para evitar disrupciones en el sector financiero, esto obliga al Gobierno a asegurarse que el dólar quede planchado. Sin embargo, el día que el tipo de cambio empiece a moverse, la ecuación cambia y podría darse un proceso de salida de depósitos. Por ello me parece que las autoridades van a ser muy reacias a ajustar el dólar para contrarrestar la pérdida de competitividad. Siendo así, espero una apreciación fuerte hasta las elecciones, lo que será una fuente de tensión futura tanto para el sector real como para el financiero.



8 ¿Cómo puede el Gobierno salir de ese dilema (que una suba del dólar genera caída de depósitos)?

La manera más natural es bajando la tasa de inflación. No es necesario expandir la cantidad de dinero para tener una inflación al 25%. Con expandir para tener una inflación al 5% es suficiente. Si el Gobierno baja la inflación, la apreciación se modera y la tensión no sube demasiado.



9 ¿Habrá inflación hasta 2011 como mínimo?

Probablemente sí. La modificación presupuestaria que hay que votar vendrá con $ 35.000 millones más de ingresos. De los cuales, unos $ 20.000 millones son transferencias del Central. En nuestros cálculos, esa transferencia de por sí generaría cerca del 20% de aumento de la base monetaria. Y si el Central no esteriliza, generaría otro tanto de inflación. Lo serio sería pedir que no se transfiera ese dinero y que la Argentina pueda transitar 2010 con una macro más ordenada. Lamentablemente eso no va a ocurrir, con lo cual la discusión va a estar en qué gastar todos esos billetes que no son otra cosa que recursos inflacionarios. Ahí lo mejor es usarlo para aumentar la asignación universal por hijo, incluso por encima de lo que propone el Gobierno (llevándola a 400 o 500 pesos). Por caso, mucho mejor invertida la plata, en quienes sufren la inflación, que en Aerolíneas Argentinas.

Me gusta decir que con la inflación el Gobierno actúa como un falso Papá Noel. El 22 de diciembre entra a tu casa y te revisa los cajones y saca todo el dinero que encuentra. Esto es la inflación. El 25 golpea a tu puerta con los regalos que compró con tu propio dinero. Como no veo que la sociedad castigue al Gobierno por la alta tasa de inflación, se entiende por qué el Gobierno encuentra políticamente lógico querer una tasa de inflación alta.



10 ¿Se hizo bien en usar reservas para pagar la deuda?

Gracias al embate de la oposición el Gobierno está limitando el uso de las reservas al pago de deuda. Es lógico que, teniendo un activo que rinde menos del 1% y un pasivo que requiere un pago de más del 10%, cancelar uno con el otro tiene sentido económico. El proyecto que presentó el PRO potencia esto, permitiéndole al BCRA constituir sus reservas, hasta una proporción, en títulos. Pero, y es un pero importante, sólo en los bien largos y ya emitidos. Al comprar títulos largos, se maximiza el desendeudamiento. Por cada dólar invertido se ahorran 6 pesos de pagos futuros. Al permitir usar sólo títulos ya emitidos, tampoco le facilita al Gobierno relajar su restricción fiscal de corto plazo, y maximiza el impacto del uso de las reservas en la solvencia.



11 ¿Qué opina de la reforma de Heller al sistema financiero?

Mi opinión es muy negativa. Restringir la participación de toda entidad al 8% me parece un crimen para entidades jóvenes y crecientes. Además, típicamente los sistemas financieros necesitan escala para diversificar el riesgo y tener ganancias de eficiencias. Volver a un sistema con muchos bancos pequeños es el preludio de un sistema financiero débil y riesgoso. El proyecto también pone topes de tasas que migrarían todo el crédito pyme, de mayor riesgo, a las «cuevas porteñas». Para ellas la ley es muy buena.



12 ¿Cómo ve el creciente uso de subsidios para el precio de la energía?

Es un problema que hay que resolver. Pero hay que hacerlo con mesura. La situación de las empresas es diferente. Creo que hay que permitirles a las empresas una rentabilidad adecuada para sostener los niveles de inversión necesarios, pero la sociedad no va a tolerar recetas universales que generen una recomposición excesiva de esa rentabilidad. Inclusive Australia hoy impone impuestos a su industria minera para eliminar las superrentas. Creo que hay un equilibrio lógico que puede ser transitado.



13¿Se cerrará más la economía argentina?

Creo que es unos de los problemas más serios de la economía. Las trabas a las importaciones son significativas. Si el tipo de cambio se sigue apreciando y empezamos a generar déficits en la cuenta corriente, me temo que el Gobierno piense que con cerrar la economía resolverá el tema.

Dejá tu comentario