El país recordó el “Caracazo” en un estado de agitación

Edición Impresa

Caracas - Los venezolanos de todas las posturas recuerdan los 25 años del llamado "Caracazo", una revuelta popular que dejó cientos de muertos, y que mientras el chavismo celebra como el evento que inspiró a la "revolución bolivariana", la oposición dice que recuerda la situación que vive el país.

La conmemoración se realizó en un día decretado como no laborable por el presidente, Nicolás Maduro, que decidió que tanto ayer como hoy sean jornadas dedicadas a celebrar la fecha y que el movimiento estudiantil que lo adversa aprovechó para convocar a nuevas jornadas de protestas.

Las movilizaciones se realizan en el marco de un escenario de marchas y protestas a favor y en contra del Gobierno que se inició hace poco más dos semanas, manifestaciones que en algunos casos se tornaron violentas y que dejaron 16 muertos.

"Hace 25 años el pueblo rompió amarras y dijo basta de neoliberalismo, fue masacrado pero no derrotado, ahí empezó esta Revolución del siglo XXI", escribió Maduro en su cuenta de Twitter.

El chavismo convocó al cierre de esta edición a sus simpatizantes a participar en movilizaciones para celebrar los 25 años de la "primera insurrección popular contra el neoliberalismo en el mundo". Las caravanas y marchas de chavistas partían desde diferentes puntos de Caracas y ciudades cercanas y terminaban en las cercanías del palacio presidencial de Miraflores en el oeste de Caracas.

El movimiento estudiantil y la oposición convocaron a participar en una concentración en el este de Caracas para reiterar que no celebrarán carnavales y que seguirán con la agenda de protestas en la calle.

El opositor Henrique Capriles invitó a la manifestación convocada por los estudiantes y escribió en su cuenta de Twitter: "A 25 años del 'Caracazo' que marcó a nuestra Venezuela, hoy muchas de las condiciones siguen estando allí. No queremos otra explosión social".

El 27 de febrero de 1989 comenzó en las barriadas populares de Caracas una revuelta popular en rechazo a las alzas de precios y tarifas exigidas por el FMI, que fue sofocada a tiros por militares y policías.

El parte oficial de entonces cifró en unos 300 los muertos, mientras versiones de prensa estimaron en hasta 3.000 las víctimas que dejó la represión entre el 27 y 28 de febrero de 1989, durante el segundo Gobierno del entonces presidente, Carlos Andrés Pérez. Este hecho fue el que Hugo Chávez enarboló como bandera para encabezar, tres años después, un intento de golpe de Estado contra Pérez, intentona que lo sacó del anonimato y le abrió el camino a la Presidencia (1999-2013).

Agencias EFE, ANSA y AFP

Dejá tu comentario