Ensayó Romney pobre contraataque para superar su “gaffe”

Edición Impresa

Atlanta - El candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, acusó ayer al Gobierno de fomentar una «red de dependencia», luego de que su campaña hiciera circular un video de 1998 en el que se presenta a Barack Obama, entonces miembro del Senado, como un radical partidario de la intervención del Estado y de la redistribución de la riqueza.

En una sesión de la Cámara alta, el otrora representante por Illinois dijo que «creía en la redistribución de la riqueza, al menos hasta un cierto nivel que asegure que todos reciban algo».

Así fue como la campaña republicana intentó salir al paso de la polémica suscitada por la difusión de un video reciente en el que Romney desprecia al 47% de la población por creerse «víctimas» y por depender del Estado.

La discusión generó una batalla electoral entre dos visiones opuestas sobre la sociedad. «Mi recorrido para la economía estadounidense fomentará la inversión privada y la libertad personal», escribió Romney en una columna de opinión publicada en el diario USA Today. «En vez de crear una red de dependencia, perseguiré políticas para el crecimiento de nuestra economía y para sacar a los estadounidenses de la pobreza», afirmó.

Más tarde, durante un acto para recaudar fondos, el candidato opositor insistió con su concepto. «Estados Unidos no funciona con un Gobierno que dice conviértanse en dependientes del Gobierno, conviértanse en dependientes de la redistribución. Eso matará el emprendimiento que levantó nuestra economía a lo largo de los años», dijo.

«La pregunta en esta campaña no es quién se preocupa por los pobres y la clase media», continuó. «Yo lo hago, él (Obama) lo hace. La pregunta es quién puede ayudar a los pobres y a la clase media. Yo puedo, él no puede», aseveró.

A su turno, el vocero de la Casa Blanca, Jim Carney, afirmó que todos los que seguían de cerca la política norteamericana habían sido testigos de «circunstancias como éstas, cuando un equipo de campaña tiene una muy mala jornada, o una muy mala semana». «A veces se aprecia un intento, desesperado, por cambiar de tema. Es a lo que podríamos estar asistiendo actualmente», añadió Carney durante su conferencia de prensa diaria.

De acuerdo con un sondeo reciente de Ipsos, el menosprecio del candidato republicano a la mitad del electorado dañó su imagen, pero podría no determinar a quién votará la gente en las elecciones del 6 de noviembre. En la muestra, más de dos quintas partes de los votantes registrados, o el 43% ve a Romney de manera menos favorable después de la aparición del video en internet. Si las elecciones fueran hoy, Obama ganaría por 48% a 43%, mostró el estudio.

Los comentarios reforzaron la percepción contra la que el multimillonario Romney ha luchado durante toda la campaña: que es ajeno a los problemas de los estadounidenses menos adinerados. Las declaraciones generaron críticas de los demócratas y de varios republicanos, incluidos candidatos al Congreso y columnistas conservadores (ver nota aparte).

Agencias AFP, ANSA, EFE y DPA

Dejá tu comentario