3 de noviembre 2011 - 00:00

“Estaciones” en impecable versión

La violinista lombarda Francesca Dego fue estrella en el concierto de la Semana Musical Llao Llao en el Alvear.
La violinista lombarda Francesca Dego fue estrella en el concierto de la Semana Musical Llao Llao en el Alvear.
«Noche Italiana». F. Dego (violín), F. Leonardi (piano) y miembros de la Orquesta Estación Buenos Aires. Obras de G. Tartini, O. Respighi y A. Vivaldi (Ciclo Semana Musical Llao Llao en el Hotel Alvear, 31 de octubre).

Con un concierto encabezado por dos jóvenes y notables instrumentistas italianas y un repertorio dedicado a autores de la Península cerró la tercera edición del ciclo organizado por Semana Musical Llao Llao en el Hotel Alvear. No es ilógico comenzar la reseña por la segunda parte, que constituyó el núcleo del concierto, y en la que se pudo escuchar el ciclo completo de «Las cuatro estaciones» de Antonio Vivaldi, perteneciente a su colección titulada «Il cimento dellarmonia e dellinvenzione».

Pocos desafíos deben ser mayores para un intérprete que el de abordar obras tan transitadas (y a veces vapuleadas) como estos cuatro «concerti»: se requiere una gran personalidad, convicciones profundas en la propia interpretación y una visión que pueda reflexionar sobre el texto. La versión brindada por la violinista lombarda Francesca Dego contó con todos esos ingredientes, y con el sustento de un ensamble instrumental de primera línea integrado por miembros de Estación Buenos Aires, creada por Rafael Gintoli.

Afinadísima y extrovertida, Dego brilló con su sonido robusto, un fraseo claro y una expresividad que se desplegó especialmente en los movimientos lentos. Las leves inflexiones en algunos «tempi» sirvieron para otorgar una mayor flexibilidad al discurso vivaldiano. Hubo dentro del amplio espectro de vivencias musicales lugar también para sonoridades casi escalofriantes (como las del primer movimiento de «El invierno»), y para las velocidades vertiginosas, como la que dominó el movimiento final, que arrancó una merecida ovación por parte del público.

El concierto se había iniciado con «El trino del diablo», la celebérrima sonata de Giuseppe Tartini en edición de Fritz Kreisler, y la tremenda y bellísima «Sonata en si menor» de Ottorino Respighi, ambas en interpretación de Dego y de su compatriota Francesca Leonardi. El comienzo algo «plano» en cuanto a sonoridad de la obra de Tartini fue tomando vuelo y redundando en una versión muy lograda, en tanto que la pieza de Respighi tuvo en las músicas italianas una versión solvente y refinada.

En la presentación del concierto, el director del Festival, Martín Nijensohn, hizo referencia a la cancelación de la temporada 2011 de Semana Musical en Bariloche, motivada por las cenizas del volcán Puyehue, que afecta a la región desde mediados de este año.

Dejá tu comentario