8 de noviembre 2011 - 00:00

“Esto es producto del trabajo desde infantiles”

El entrenador del SIC, Rolando Martin deslizó la idea de apostar por un nuevo formato de torneo de la URBA.
El entrenador del SIC, Rolando Martin deslizó la idea de apostar por un nuevo formato de torneo de la URBA.
Luego del agónico triunfo ante Alumni sobre la hora con el heroico drop de Benjamín Madero, el ahora entrenador del San Isidro Club (SIC), Rolando Martin, destacó el gran trabajo que desarrolla el club en todas sus categorías.

Este significó su segundo título como entrenador y se suma así a una amplia lista de trofeos que el «Yankee» recolectó como jugador, que incluye seis campeonatos de la URBA (1993, 1994, 1997, 1999, 2002 y 2003) y dos Nacional de Clubes (1993 y 1994).

Martin, que vistió durante casi una década la camiseta número 7 de Los Pumas y jugó tres mundiales, analizó en detalle la vibrante final frente a Alumni y cómo el «zanjero» se repuso «con paciencia» a un complicado recambio generacional.

Por último, pidió por la continuidad de Santiago Phelan al frente de Los Pumas y deslizó la idea de apostar por un nuevo formato de torneo de la URBA con menos equipos, por «el gran desgaste y la cantidad de lesionados».

Periodista: ¿Cuál es la sensación por el nuevo título obtenido?

Rolando Martin: La verdad, muy feliz por terminar el año de esta manera. Fue un muy buen año de rugby pero en la final no pudimos jugar como lo veníamos haciendo, pero por suerte el resultado nos ayudó.

P.: Después de tanto sufrimiento, ahora más en frío ¿qué análisis hacés de la final?

R.M.: Fue muy parejo, donde tuvo más la posesión Alumni. Nuestra fortaleza fue defender con disciplina. Después, nunca encontramos la vuelta para atacar, tuvimos muy pocas chances y las que tuvimos no las usamos bien. Por eso hubo un gran mérito de la defensa. Además, si hubiese ganado Alumni tampoco estaba esta mal.

P.: ¿Por qué dominó tanto Alumni?

R.M.: Hubo mucho mérito de Alumni que nos peleó todos los puntos. Nos complicó la obtención y si le sumamos algunas malas decisiones, eso facilitó su dominio. Por suerte para nosotros no lo pudo concretar en el marcador.

P.: ¿Cuáles son las virtudes del equipo?

R.M.: La mayor virtud es que los jugadores tienen un sentido de pertenencia muy grande por su club. Siempre quieren mejorar porque tienen un hambre bárbaro. Todo el club tiene que estar contento con los jugadores que desarrolló. Esto es un producto de un largo trabajo desde infantiles hasta el plantel superior.

P.: ¿Cuáles son los aspectos a mejorar?

R.M.: Tenemos que poder jugar el rugby que nos gusta durante 80 minutos. Lo hicimos en muchos partidos bastante tiempo pero no los 80 minutos como nos gusta. Es lo que nos falta crecer aunque éste es un equipo que evolucionó respecto al del año pasado.

P.: Teniendo en cuenta tu trayectoria tanto en el club, como en Los Pumas y en el exterior, ¿qué le imprimió Martin al equipo desde su llegada?

R.M.: Creo que todos los entrenadores le sumamos al SIC una mayor continuidad; no ser tan dependiente de los forwards. Intentamos hacer un juego más integral sin que se pierda la fortaleza del pack. Le sumamos a todo el equipo las ganas de jugar la pelota, tenerla más en juego, a jugar con más dinámica.

P.: Luego de varios años de sequía tras la obtención del tricampeonato 2002, 2003 y 2004, el SIC volvió a los primeros planos. ¿Cómo se repuso el equipo de la transición generacional?

R.M.: Se repuso con paciencia. A veces la desesperación hace que se compliquen las cosas en las instancias finales. Tratamos de transmitir calma. Si mejorábamos en el juego, después los resultados iban a venir como consecuencia del juego. Lo bueno fue seguir apostando al juego. Para algunos se tardó más, para otros fue el momento justo.

P.: Este año dirigiste el combinado provincial de Buenos Aires que volvió a la final del Torneo Argentino y sumaste el bicampeonato con el SIC, ¿qué balance hacés?

R.M.: Fue un año a full, lo disfruté mucho. Se hace largo cuando agarrás un seleccionado y un club. Aunque todavía me quedan ganas para terminar de la mejor manera porque nos falta el Nacional de Clubes por delante.

P.: El SIC, CASI, Alumni, Hindú, ¿por qué siempre predominan los mismos equipos en las instancias finales?

R.M.: La cantidad de jugadores y la estructura de estos clubes hacen que a priori tengan una ventaja sobre el resto. Creo que Belgrano también se ha metido en la conversación; Pucará desarrolló un gran trabajo en juveniles y se metió este año. Seguramente, va a ser más pareja la definición y también poder entrar los seis mejores.

P.: ¿Estás de acuerdo con esta modalidad del torneo?

R.M.: Para mí lo ideal sería como en Italia. Un campeonato ida y vuelta con no más de 10 o 12 equipos. Así tendrías 20 fechas y una final cada fin de semana. Ahora, por ejemplo, los jugadores están muertos y todavía resta el Nacional de Clubes.

P.: ¿Qué te pareció el Mundial de Los Pumas y cómo quedó el equipo de cara al futuro?

R.M.: Tuvieron un mundial donde se logró el objetivo: estar entre los ocho mejores. Se dieron buenos pasajes de juego y hubiese estado bueno haberle ganado a Inglaterra. Creo que el 4 Naciones va a ser muy duro, pero a la larga le va a servir a la Argentina para crecer y acortar la distancia con los equipos del hemisferio sur.

P.: Después de haber compartido más de diez años en la tercera línea de Los Pumas, ¿tiene que seguir Santiago Phelan?

R.M.: Creo que se hizo un muy buen trabajo. Si tiene ganas de seguir me parece perfecto. Crecieron mucho como cuerpo técnico y, la verdad es que soy muy optimista y creo que lo mejor está por llegar.

Dejá tu comentario