Estrategia K: Cristina auxilió a Santa Cruz con $ 160 millones

Edición Impresa

La operación Bicentenario no descansa: en menos de quince días, el Gobierno nacional autorizó asistencias financieros para un cuarteto de provincias asfixiadas por problemas en sus cuentas fiscales, que se enlistan tras la primera beneficiada, Tierra del Fuego, a mediados de enero.

La última en sumarse al lote de los distritos socorridos es Santa Cruz, que se hizo acreedora ayer a un adelanto de su coparticipación federal de $ 160 millones. De esta manera, la Casa Rosada decidió premiar el respaldo de los gobernadores para la utilización de reservas del Banco Central en la cancelación de compromisos externos. La poco innovadora, pero eficiente maniobra, se cierra con el aval de los legisladores, que representan a las provinciales auxiliadas, para el DNU que dispone la creación del Fondo del Bicentenario en el debate que se llevará adelante en el Congreso Nacional.

El gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, se preocupó por los efectos negativos que podría tener la crisis desatada en torno al Banco Central, pero ya respira aliviado y ofreció las primeras señales de apoyo al Gobierno nacional.

Haber ganado el quinto lugar entre las galardonadas por la administración K no redunda en el monto asignado. Al contrario, por tratarse de la tierra natal de Néstor Kirchner, Santa Cruz es por lejos la más favorecida hasta el momento. Si bien Buenos Aires obtuvo $ 200 millones de parte de Balcarce 50 el 2 de febrero, al comparar la cantidad de habitantes que tiene cada una no quedan dudas de cuál de las dos es la preferida. Además, el distrito gobernado por Daniel Scioli terminó 2009 con el mayor déficit: en efecto, el rojo de la caja bonaerense superó los $ 5.000 millones. No es un número menor, sobre todo si se tiene en cuenta que el bache financiero del año pasado de todas las provincias oscila entre $ 18.000 millones y los $ 27.000 millones.

No por ser la pionera en la estrategia encarada por el Ejecutivo central, Tierra del Fuego logró una mejor posición. Apenas recibió $ 20 millones. Misiones, con $ 25 millones, apenas consiguió un aporte más importante, y para Jujuy, se destinaron $ 30 millones.

Los cinco decretos llevan la firma de la presidente Cristina de Kirchner, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Economía, Amado Boudou, y coinciden en versar que «resulta necesario procurar soluciones inmediatas a las dificultades financieras transitorias por las que atraviesa la provincia», que no les permite a los mandatarios «atender los compromisos más urgentes derivados de la ejecución de su presupuesto de gastos». Sin embargo, para algunas fracciones de la oposición los montos asignados no alcanzan a cubrir las necesidades que se destacan en la disposición. En Misiones, por caso, el diputado provincial de la Unión Cívica Radical, Luis Pastori, afirmó que el aporte de $ 25 millones «es casi una anécdota», si se tiene en cuenta que no se cumple el piso mínimo del 34 por ciento de coparticipación «y sólo se gira el 24 por ciento de todo lo que la Nación recauda», aseveró el legislador, y disparó: «Mientras la Nación se siga quedando con recursos, no hay federalismo fiscal, hay unitarismo».

Dejá tu comentario