Extinción de dominio: PJ y FPV buscaban empujar cambios

Edición Impresa

Cambiemos criticaba anoche la imposibilidad de retroactividad. Riesgo por regreso en revisión a Diputados, que podrá insistir en la versión original.

Al cierre de esta edición, y tras la votación que habilitó los allanamientos de tres domicilios de Cristina de Kirchner, al Senado le quedaba debatir los cambios a la ley de extinción de dominio con la que el Estado buscará recuperar bienes originados vía corrupción, narcotráfico y lavado de dinero, entre otros delitos.

En medio de tensiones en las últimas semanas por la falta de acuerdo entre Cambiemos y la oposición sobre este tema, comenzó a tomar forma una postura única entre el peronismo y el kirchnerismo para modificar el proyecto votado por Diputados en 2016 y que, en el Senado, abogados y juristas de distintas líneas del derecho calificaron de "mamarracho".

Como principal diferencia entre el dictamen que propuso el peronismo y el de Cambiemos aparece la pretensión del oficialismo de llevar realizar la extinción de dominio como una acción civil independiente, mientras que el justicialismo busca dicho mecanismo en paralelo a una sentencia penal en primera instancia.

Días atrás, el principal bloque opositor aceptó quitar la acción de extinción de dominio del procurador general del Tesoro para poner allí al procurador general de la Nación con el fin de dar vía libre a fiscales, cuestión solicitada por macrismo y kirchnerismo. Sin embargo, y ante otras dudas no despejadas, los tres sectores prefirieron firmar dictámenes independientes.

El miércoles pasado, el jefe del PJ, Miguel Pichetto, confirmó a periodistas acreditados en el Senado la posibilidad de un acuerdo con el Frente para la Victoria para agregar a la propuesta, además de los cambios ya mencionados, la posibilidad de realizar una "sustitución de bienes" en casos donde no se encuentre, por ejemplo, dinero escondido en paraísos fiscales. En esa ocasión, se irá contra los bienes que se encuentren en el país. El oficialismo criticó, entre otras cosas, que ese dictamen no contemple la retroactividad para ejercer la extinción de dominio, algo que sí contempla el despacho de Cambiemos.

Anoche quedaban dos cuestiones por resolver. La primera, si la sesión llegaría con quórum a la hora de votar los cambios -la opción del PJ con el kirchnerismo- a la ley de extinción de dominio, tras una virulenta definición de los allanamientos. La segunda, y ante una eventual mayoría simple, la posibilidad que tendrá Diputados para insistir con la versión original del proyecto -empujada por Cambiemos, parte del peronismo y por el serpenteante Sergio Massa, quien se lo anotó como una victoria en 2016-, que siembra un vendaval de dudas entre legisladores del oficialismo y la oposición en el Senado por supuestos "atropellamientos" de garantías constitucionales.

Dejá tu comentario