3 de noviembre 2008 - 00:00

Fracasa el egreso conjunto de pilotos

El gobierno nacional sobreactuó con la actividad conjunta en las Fuerzas Armadas, ordenó unificar la instrucción aérea sin contar los aviones disponibles ni la antigüedadde esos aparatos, la mayoría fuerade servicio. En esas aeronaves con más de 50 años se juegan la vida los jóvenes aspirantes a pilotos militares.

Los aviones de entrenamiento de la Fuerza Aérea aguardan ser reparados en los hangaresde Córdoba.
Los aviones de entrenamiento de la Fuerza Aérea aguardan ser reparados en los hangares de Córdoba.
Este año no habrá egresos del curso de aviadores militares conjuntos. La iniciativa del Curso Básico Conjunto de Aviación Militar lanzada hace dos años por la ministra de Defensa, Nilda Garré; y el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier, quedó huérfana por dificultades logísticas y la obsolescencia de los aviones de entrenamiento.

Por resolución de la ministra, el 20 de octubre de 2006 se unificó el aprendizaje básico de los pilotos de las tres fuerzas en el denominado Curso Básico Conjunto de Aviador Militar (CBCAM), que se imparte en instalaciones de la Escuela de Aviación Militar de la Fuerza Aérea en Córdoba.

La promoción de los cursantes está integrada por 31 miembros de la Fuerza Aérea, 8 oficiales de la Armada, 3 del Ejército, 1 de la Prefectura y un becado del Paraguay.

Desde el inicio del curso hasta la fecha sólo se voló un promedio de 15 horas por alumno -muy lejos de las 150 requeridas para finalizar el aprendizaje-, y el entrenamiento se interrumpió porque tras una inspección de rutina se encontraron fisuras en los planos (alas) de los aviones escuela Mentor B-45. No se pudo determinar si esta novedad fue detectada o anticipada por la auditoría que practicó en 2007 la Universidad de La Plata (departamento de Ingeniería Aeronáutica) a todas las aeronaves militares por orden de la ministra de Defensa.

El mantenimiento de fondo de los aviones escuela corre por cuenta de la fábrica Lockheed Martín SA, concesionaria de la ex Área Material Córdoba, según lo establece el contrato-05 que renegoció en 2007 el licenciado Oscar Cuatromo, secretario de Planeamiento del Ministerio de Defensa.

Una alta fuente del EMC dijo a este diario que el programa del Curso Básico Conjunto de Aviador Militar está retrasado porque convergieron en la Escuela de Aviación, además de los alumnos conjuntos, 30 alféreces del curso avanzado de pilotos de la Fuerza Aérea que se imparte con las mismas aeronaves.

El instituto de formación se vio colapsado por un número de aspirantes poco frecuente, en total suman 73 pilotos para un parque aéreo disminuido por la fatiga de los materiales, propia en aviones que son sometidos a uso intenso. Un joven piloto relató a este diario que hay sólo 4 aviones Mentor en condiciones normales de operación.

  • Dos módulos

    La agenda ideada por el EMC para unificar la instrucción aérea consiste en dos módulos: el vuelo primario que se practica en los Mentor B-45 y el vuelo avanzado que utiliza aviones turbohélice Tucano, ambos sistemas pertenecen al Grupo Aéreo Escuela, basado en Córdoba. Luego, los marinos y los pilotos del Ejército regresan a sus bases para adquirir los conocimientos propios de su ambiente de combate específico. Pero la indisponibilidad de los Mentor, el cuello de botella para pasar a la instrucción avanzada, atentó contra los tiempos normales de desarrollo del curso.

    En los casinos, los jóvenes oficiales desmoralizados por la inactividad aérea, lamentan la falta de previsión. «Una iniciativa conjunta de entrenamiento para pilotos debió cuantificar los medios aéreos disponibles con antelación», se quejan mirando con recelo a los costados.

    La historia señala que fue el brigadier Eduardo Schiaffino, ex jefe de la Fuerza Aérea, quien había asegurado a Chevalier que la capacidad de la Escuela de Aviación y de sus aviones alcanzaba para absorber los cursantes de otras fuerzas. No todo recaería en el pasado; el propio Chevalier, aviador al fin, sabe de la antigüedad de los Mentor y del estado límite de sus componentes.

    El avión de entrenamiento Mentor B-45 es un aparato con motor a pistón, fue adquirido en 1956 en los Estados Unidos. Se compraron 90 aviones, 15 vinieron en vuelo desde la fábrica Beechcraft (Kansas) y los 75 restantes se armaron bajo licencia en la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba, el último salió de la línea de producción el 12 de abril de 1962.

  • Material antiguo

    El uso como avión escuela somete a las partes mecánicas y a la estructura a grandes esfuerzos por tiempo prolongado; de allí que se acorte la vida útil de estos aeroplanos. Que por otra parte ya habrían amortizado varias veces el precio de adquisición; cada uno costó 38.765 dólares y llevan 51 años en servicio.

    El EMC sostiene que recién en 2011 se regularizarán los egresos; habrá una sola cursada de pilotos militares, y descarta que el presupuesto llegará a tiempo para poner en servicio los viejos Mentor. Otros planes no volcados al papel hablan de la posibilidad de un acuerdo con la empresa Embraer para que se haga cargo de la concesión de la ex Area Material Córdoba y arme una línea de producción de Tucanos en reemplazo de los Mentor. Se sumaría también el contrato de fabricación del Pampa (contrato 06), constituyéndose así en el entrenador jet avanzado para las tres fuerzas. Documentos del ministerio contradicen la urgencia en la instrucción aérea; el Plan de Acción Progresiva (PAP) dice que en cinco años se habrá recuperado 100% de la capacidad aérea de las tres fuerzas, y abarca, en orden de prioridad, los siguientes sistemas operativos: 1) aviones de transporte, 2) aviones de enlace, de entrenamiento y helicópteros, y 3) aviones cazabombarderos.
  • Dejá tu comentario