9 de marzo 2011 - 00:17

Fuerte cruce de denuncias calienta cierre de campañas

• UCR detectó envío de $ 4,4 millones para comunas K; el FpV, freno a ayuda social

Fuerte cruce de denuncias  calienta cierre de campañas
Catamarca - A sólo cuatro días de los comicios donde el radical Eduardo Brizuela del Moral buscará retener el poder frente a la justicialista K Lucía Corpacci, duros cruces de denuncias con impacto en la Casa Rosada signan el último tramo de las campañas electorales.

Los tironeos incluyen una investigación en torno a una millonaria y sugestiva remesa de fondos para municipios K en febrero por parte de Cristina de Kirchner, y una polémica por dos camiones de asistencia social enviados por el Ministerio de Salud de la Nación -que conduce Juan Manzur- y que fueron demorados por la Policía catamarqueña.

En la vereda radical, los cuestionamientos brotaron del auditor General de la Nación, Horacio Pernasetti, quien iniciará una investigación por el envío nacional el mes pasado a municipios justicialistas de cerca de 4,4 millones de pesos, que contrastan con los sólo 500 mil pesos que recibieron todas las comunas catamarqueñas en 2010.

«Las campañas políticas no pueden financiarse de esta forma», disparó Pernasetti, además de detallar -en declaraciones difundidas por La Unión Digital- que «los pagos efectuados son entre el 8 y el 28 de febrero», según datos del sistema de información de la Tesorería de la Nación.

«Se trata de $ 4.433.000», precisó el funcionario, y fueron remitidos -dijo- «sólo para intendentes kirchneristas». «No hay uno que sea oficialista», se quejó.

«Tenemos que investigar qué hacen los jefes comunales con esos fondos, porque es muy sospechoso; esto se está usando a mi parecer para financiar la campaña kirchnerista», sostuvo.

En tanto, desde el Frente para la Victoria -que postula a Corpacci para la gobernación-, los diputados provinciales Roberto Perrota y Verónica Mercado denunciaron que dos camiones del Ministerio de Salud de la Nación que se dirigían a la localidad de Belén fueron demorados varias horas por la Policía catamarqueña en la zona de Sumalao, cuando transportaban equipamiento y elementos destinados a la atención sanitaria de pobladores del oeste provincial, por lo cual «debieron retornar a Buenos Aires».

Según Perrota, los camiones cumplían todos los requisitos legales para circular, y aun así fueron demorados, «supuestamente esperando la autorización de las autoridades provinciales».

Dejá tu comentario