Ganancias: hasta gremios amigos amagan con paro

Edición Impresa

 La pulseada entre el Gobierno y los gremios afines por Ganancias escaló ayer con la primera amenaza directa de medidas de fuerza por parte de la CGT oficialista. En simultáneo, el jefe de la CTA más alineada, Hugo Yasky, calificó como "una pavada" que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijera que son de carácter político los reclamos. Los dichos de Yasky son el prolegómeno de la reunión que hoy mantendrá con Capitanich, y de la movilización que su CTA hará al Congreso el 4 de agosto.

La advertencia sobre protestas inminentes corrió por cuenta del jefe de los estatales de UPCN, Andrés Rodríguez, uno de los dirigentes más moderados de la CGT que encabeza el metalúrgico Antonio Caló. Rodríguez aseguró que de no haber un cambio en el tributo, que involucra a más de un millón de asalariados, la central que integra impulsará "medidas de acción directa".

Caló y Rodríguez se reunieron el lunes con el jefe de Gabinete y con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Los funcionarios evitaron una respuesta sobre el planteo de bajar la presión de Ganancias y pidieron una semana de tiempo. También alegaron que el Gobierno no podrá abordar la demanda hasta no tener resuelta la controversia con los fondos buitre.

"No nos dieron un plazo para la respuesta, pero tiene que ser a la brevedad. No queremos enturbiar una situación internacional que está atravesando el Gobierno con los holdouts. Pero a partir de esa definición, tenemos que tener una respuesta firme", advirtió el líder de UPCN por radio. Según el dirigente, la CGT propuso "un abanico" de opciones, entre ellas "un proyecto de ley que modifique las escalas" hasta "la posibilidad de ver cómo se exceptúa el medio aguinaldo o los adicionales" del pago del impuesto.

Por la mañana, Capitanich había dicho que los reclamos por este tema "pueden intensificarse por razones de carácter político pero no por el número de afectados", que permanece inalterable desde el año pasado, aunque con mayor presión para los mismos contribuyentes. Según Yasky, esa consideración es "una pavada" y el propio Capitanich reconoce que "hace falta cambiar" Ganancias.

Dejá tu comentario