Giro: Macri ahora dice que no reprivatizaría YPF

Edición Impresa

Sorprendió ayer Mauricio Macri al afirmar que, si se le cumpliera el sueño político de ser presidente de la Nación, no volvería atrás con la expropiación del 51% de las acciones de Repsol-YPF que emprende el Gobierno y que él rechazó desde el inicio.

El jefe porteño fue lapidario con el proyecto del Gobierno nacional, el martes cuando, un día después del anuncio, mostró su posición de rechazo a la iniciativa y hasta fue agorero con el rumbo que le esperaría, según su criterio, al país.

Esa decisión de rechazar la ley y de mostrarse duro y confrontativo con el Gobierno no cayó bien entre algunos macristas. En Diputados, inclusive, no solamente hay quienes consideran que la empresa debe ser nacional, sino que están impulsando un proyecto propio, pero siempre dentro del PRO.

Las declaraciones de ayer fueron consideras «coherentes» dentro de la mesa que anima las definiciones mediáticas de Macri. Dentro de la tropa del jefe porteño hay quienes atribuyen a un grupo reducido la decisión de rechazar el proyecto de ley, y hasta aseguran que no habría tenido participación el gurú, Jaime Durán Barba. Refutan esa visión desde dentro del Gobierno PRO, y cuentan entonces que la misma tarde del anuncio hecho por Cristina de Kirchner, Macri llamó a Federico Pinedo y a Gabriela Michetti, e inmediatamente hicieron una convocatoria al bloque de diputados para la mañana siguiente. El jefe porteño se reunió con la bancada a puertas cerradas y luego los invitó para la foto. Ese día, el mandatario se confesó fondizista al tiempo que consideró que la Argentina le daba así la espalda al mundo.

Ayer Macri explicó que de ser presidente en 2015, mantendría el control estatal de YPF pero «haciéndolo bien».

«Si ya se ha hecho el daño de romper con un compromiso que se asumió en 1992 por los mismos que lo habían asumido, me parece que en 2015 volver a cambiar no sería bueno. El daño ya se hizo», sostuvo Macri.

En este sentido, consideró que «lo que habría que hacer es seguir con este esquema 51-49 haciéndolo bien», en referencia al reparto de acciones de la empresa, que será del 51% para el Estado y el 49% para privados.

De todos modos, repitió que no estaba de acuerdo con el proyecto de expropiación porque el Gobierno «no ha demostrado capacidad de gestión».

«¿Se van a manejar como el control a los trenes? No pudieron controlar, ¿cómo van a hacer para gestionar?», se preguntó Macri aludiendo a la tragedia ferroviaria de Once con la que busca mortificar al kirchnerismo.

«Aunque hagan un milagro, YPF es un tercio del sistema energético» y, en este sentido, se preguntó «qué pasa con el otro 70%».

Al mismo tiempo, sostuvo que la medida «va en contra de los intereses de los argentinos» y explicó que «yo, de entrada, hubiese hecho el esquema de Petrobras, un esquema inteligente, en serio, y pongo como responsables de la empresa a profesionales que sepan del tema, elegidos por concurso» y embistió con que «no permito que cada uno de los que llega, directores, ministros, o lo que sea, ponga a la novia dentro de la empresa».

Señaló entonces que «en Brasil, Cardoso asumió el compromiso de que Petrobras iba a estar en la Bolsa, gestionada de manera transparente, y Lula sostuvo y continuó el compromiso de Brasil».

Al ritmo de las encuestas, el PRO pareció obligado a las declaraciones de ayer del jefe de Gobierno, como también para equilibrar el pensamiento dentro de su tropa, disparidades que se hablan sólo en voz baja, ya que nadie quiere interponerse en la campaña del año preelectoral.

Dejá tu comentario