Golpes bajos

Edición Impresa

A pesar de tratarse del polvo de ladrillo, su superficie predilecta, Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco cayeron en sus respectivas presentaciones en el Masters 1000 de Monte-Carlo (2.227.500 euros). Después de la gira norteamericana sobre cemento, el circo tenístico se mudó a Europa para recibir el tercer Masters 1000 de la temporada, donde Chela perdió por 6-4, 5-7 y 7-5 ante el belga Olivier Rochus, surgido de la qualy. Tras perder el primer set, el de Ciudad Evita tuvo una rápida recuperación quedándose con el segundo parcial. En el tercero tuvo dos match point con su saque en el 5-3. Finalmente, el europeo se recuperó y se quedó con el partido al ganar 7-5 el set decisivo.

Más tarde, Mónaco también tuvo un buen comienzo ante el francés Jo-Wilfried Tsonga, 12° preclasificado, pero finalmente cayó 4-6, 6-3 y 6-2, en poco más de dos horas y media de partido.

Ante este panorama desalentador, Machi González se convirtió en el único argentino en competencia en el torneo monegasco. El tandilense debutará hoy frente al rumano Victor Hanescu, por un lugar en la segunda rueda.

Por su parte, Juan Martín del Potro, después de la exigente gira que tuvo por los Estados Unidos, donde consiguió escalar más de 350 puestos en el ranking mundial, optó por tomarse un par de semanas de descanso, con el objetivo de llegar en óptimas condiciones a Roland Garros, y recién podría retornar en el ATP de Estoril, que comienza el 25 del mes corriente. Mientras que David Nalbandian fue operado hace un par de semanas de una hernia inguinal, por lo que se encuentra en plena recuperación y, si todo marcha sobre ruedas, se especula que el cordobés pueda reaparecer en el Masters 1000 de Madrid, el próximo 1 de mayo. Los máximos favoritos a quedarse con el torneo son Rafael Nadal, primer preclasificado, y Roger Federer, segundo, tras la baja del mejor tenista de la actualidad, el serbio Novak Djokovic, quien todavía no perdió en lo que va del año y no será de la partida en este Masters 1000 a causa de una lesión en una de sus rodillas. De esta manera, Rafa intentará hilvanar nada más ni nada menos que su séptimo título, en forma consecutiva en el principado, donde desde el año 2005 viene ganando ininterrumpidamente.

Dejá tu comentario