7 de febrero 2012 - 00:00

Indoamericano: juez sobreseyó a todos los imputados del caso

El juez Eliseo Otero resolvió sobreseer a los 44 policías de la Metropolitana y de la Federal imputados en la pesquisa por la muerte de dos personas durante el desalojo del Parque Indoamericano, en diciembre de 2010.
El juez Eliseo Otero resolvió sobreseer a los 44 policías de la Metropolitana y de la Federal imputados en la pesquisa por la muerte de dos personas durante el desalojo del Parque Indoamericano, en diciembre de 2010.
El juez de instrucción Eliseo Otero sobreseyó ayer en un sorpresivo fallo a los 44 policías y la magistrada María Cristina Nazar que habían sido imputados por dos muertes ocurridas durante la represión policial para desalojar la toma del Parque Indoamericano, en Villa Soldati, el 7 de diciembre de 2010.

En una resolución muy crítica de la actuación del fiscal del caso, Sandro Abraldes, el juez dispuso sobreseer a 33 miembros de la Policía Metropolitana y 11 de la Federal y a la jueza porteña Nazar, sin siquiera indagarlos por los hechos que se les imputaba. El fiscal a cargo de la pesquisa ya prepara la apelación del fallo ante la Cámara del Crimen, que tomará como ejes principales la decisión supuestamente prematura del magistrado y la presunta arbitrariedad en la valoración de las pruebas.

El 1 de diciembre pasado Abraldes había presentado un extenso dictamen en el que imputaba a oficiales de la Policía Metropolitana y de la Federal como los supuestos responsables de la muerte de Bernardo Salgueiro y Rosemary Chura Puña, así como las graves heridas de bala que sufrieron Wilson Fernández Prieto, Emanuel Ríos, Miguel Ángel Montoya, José Meruvia Guzmán, John Duré Mora y Juan Segundo Aráoz durante el desalojo del parque ocupado. En base a las pruebas y testimonios reunidos, Abraldes solicitaba al juez indagar a todos estos efectivos y a la jueza porteña Nazar, imputada por presunto prevaricato y supuesta actitud desaprensiva.

En lugar de aceptar o rechazar este dictamen pidiendo más pruebas, Otero sobreseyó directamente a todos los imputados argumentando que no había pruebas suficientes que acreditaran su presunta responsabilidad en los hechos. En este punto, el magistrado fue particularmente crítico con el fiscal a quien acusó de seguir una sola línea de investigación y liderar «un extenso proceso signado por la acumulación sistemática de pruebas, la insistencia a como dé lugar con una única línea investigativa y las particulares omisiones en las que se ha incurrido para intentar dar sustento a las conclusiones a las que arribó».

Además de resaltar la «incapacidad» del fiscal «para dar con los autores materiales» de los homicidios, el juez profundizó sus ataques al sostener que «la solución a la que arribó Abraldes ha tenido un claro objetivo; transcurrido un año de investigación sin que se hubiera logrado siquiera un mínimo avance en torno a individualizar a los autores materiales del hecho, ha pretendido cumplir con la demanda de justicia, echando mano a una responsabilidad compartida, cuasi genérica».

A su vez, Otero cuestionó a Abraldes no profundizar la pesquisa vinculada a otras hipótesis, como la posibilidad de que las muertes hayan sido provocadas por armas «tumberas» en manos de civiles. «Nada se ha investigado sobre la idea de un arma tumbera o de fabricación casera, no se han solicitado allanamientos ni registros a las fincas ubicadas dentro de la villa 20, en las que, eventualmente pudieran haberse hallado elementos de interés, municiones o armas de fuego compatibles con aquellas que dispararan las postas de plomo extraídas a los cuerpos de las víctimas»
, resaltó el magistrado.

El fallo de Otero se centra en cuestionar la hipótesis de Abraldes que sostiene que las víctimas de los hechos recibieron impactos de bala adulterados. Según el dictamen fiscal, las fuerzas de seguridad podrían haber modificado los cartuchos de balas de goma que se utilizan para enfrentar operativos como el desalojo del Parque Indoamericano, convirtiéndose en los supuestos responsables de las heridas causadas en las siete víctimas de los hechos.

Además, Otero aseguró que el fiscal justificó su teoría de la represión policial, entre otras pruebas, en base a testimonios supuestamente «contradictorios» como los del activista Alejandro «Pitu» Salvatierra, quien esos días intermedió entre personal policial y los ocupantes del predio, y ahora es investigado por supuesto «organizador» de la usurpación.

«La explicación es sencilla, la información suministrada por Salvatierra, no sólo no comulga con las conclusiones a las que el dictamen fiscal pretendía arribar, sino que las contradice», concretamente sobre «la existencia de escopetas, incluso algunas de caño recortado -armas compatibles con aquellas que pudieron disparar las postas que terminaron con la vida de Salgueiro y Chura Puña-, es sencillamente inaceptable», aseguró Otero.

También consideró que la jueza Nazar se encuadró dentro de la ley por haber sido quien ordenó el desalojo ese 7 de diciembre presuntamente sin haber tomado recaudos.

«Los motivos que llevaron a la jueza Nazar a hacer lugar al desalojo del Parque Indoamericano, respondieron, evidentemente, a criterios de urgencia, verosimilitud del derecho y peligro en la demora, circunstancias éstas que imponen desde el punto de vista práctico mayor laxitud probatoria, pues de otro modo, resultaría sencillamente imposible disponer medidas de coerción en los albores de cualquier investigación penal», justificó Otero.

En un punto de su resolución, el juez ordenó la convocatoria de Prefectura Naval Argentina para hacerse cargo de la investigación y tratar de identificar a los autores materiales del hecho.

Ahora, Abraldes tiene tres días para apelar la medida e insistir en su pedido de indagatoria ante la Cámara del Crimen. Entre los imputados por el fiscal se encuentran nada menos que el comisario mayor de la Policía Metropolitana Ricardo Ferrón (de la División Operaciones Especiales); al comisario general de la Federal Roberto Agustín Palavecino; y al mayor Hugo Lompizano -estos últimos dados de baja de la fuerza-.

Dejá tu comentario