Buenos Aires: inseguridad golpea al FdT; Juntos suspendió actos

Edición Impresa

Desde los distritos peronistas temen que la problemática vuelva a golpear al voto local. La oposición capitaliza situación con una muestra de solidaridad con la familia de la víctima .

El informe enviado desde la morgue fue contundente. La autopsia al cuerpo de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado el domingo pasado en La Matanza, reveló la crueldad del crimen. Y, a la vez, expuso las distintas raíces de una problemática endémica que parece no tener fin y que, en la previa de las elecciones, genera una ola de cruces políticos.

Sin dudas hoy, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, es el principal apuntado desde la oposición. Y, a la vez, el fusible que tiene el gobierno de Axel Kicillof para intentar cortar y contener la andanada de críticas con la que Juntos busca sacar crédito rumbo a los comicios del próximo domingo.

A esta altura, todos coinciden en que la inseguridad se meterá de lleno en la votación. Y eso para el oficialismo es un problema. Por eso no llamó la atención que ayer el ministro de Seguridad nacional, Aníbal Fernández, saliera a hablar sobre la inseguridad como “algo que sucede en todas partes del mundo”.

Fernández reconoció que tiene complicaciones a la hora de destinar fuerzas federales para reforzar la lucha de la policía contra el delito en Buenos Aires: “Esto no es un supermercado”, dijo.

Lo cierto es que el funcionario nacional tuvo que salir a oficiar como otro fusible para frenar además a la propia tropa. Y es que desde el Frente de Todos también ya se cansaron de ciertas actitudes de Berni y salieron a relucirlas. “Hoy no alcanza con un superhéroe”, sostuvo el jefe comunal en Colón, también del FdT, Ricardo “Pito” Casi. Y agregó: “La seguridad no se resuelve mágicamente. Se resuelve con educación, que nos llevaría años. Hoy lo que se puede hacer es destinar más recursos para la policía. De todas formas, esto no se puede hacer con un ministro de Seguridad que se pelea todos los días con alguien nuevo”.

Aunque por ahora es el único que lo hizo público, otros intendentes del FdT también reconocen el peso en sus distritos. El problema, aseguran, está en el impacto político que puede tener todo esto en las elecciones del domingo. “Hay veces que es necesario subir el perfil y otras que no. Esta es una de esas en las que no. Y hay que salir a hablar claro sobre lo que sucede para que el vecino entienda que no es algo que sucede porque desde la Provincia o los municipios no se hace tal o cual cosa. Sino que es algo mucho más grande y que conlleva tiempo”, le dijo a este medio un jefe comunal de la primera sección.

El temor de los intendentes pasa por otra vez ser los receptores del voto bronca que ya impactó en las PASO por la situación económica que expuso la pandemia. “Estamos trabajando muy bien en la comunicación de lo que se viene haciendo en el distrito. Para nosotros es clave que el vecino entienda todo en lo que pudimos avanzar a pesar de la pandemia. Y no puede borrarse todo de un plumazo”, asegura la misma fuente.

Tracción interna

Tanto el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, como el jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, tomaron la decisión de suspender el cierre de campaña que se iba a hacer en sus respectivos distritos. ¿Los motivos? “La ola de inseguridad que azota al Conurbano y que tuvo como punto cúlmine el asesinato del kiosquero en Ramos Mejía”, sostuvieron desde el municipio del sur.

“Necesitamos ponernos a trabajar de verdad y todos juntos, más allá de toda diferencia ideológica o política, para cuidar la vida de cada vecino de la Provincia. Quiero una provincia dónde los que tengan miedo sean los delincuentes, y nunca más los laburantes”, expresó Grindetti en sus redes sociales.

Mientras que Macri pidió que otros espacios políticos y candidatos se sumen a esta iniciativa “pensando en las preocupaciones de la gente y en lo que verdaderamente necesitan en estos momentos”.

Dejá tu comentario