Italia y Hollywood lloran la muerte de Dino de Laurentiis

Edición Impresa

Los Angeles - El productor de cine italiano Dino de Laurentiis, famoso por clásicos que van de «La Strada» de Federico Fellini a «Terciopelo azul» de David Lynch, murió ayer a los 91 años en Beverly Hills.

Además del premio Irving Thalberg a la trayectoria que otorga la Academia de Hollywood en 2001, en 2003, también Cannes lo premió por una carrera que produjo más de 100 películas.

De Laurentiis, hijo de un fabricante de fideos en la ciudad Torre Annunziata, cerca de Nápoles, produjo su primera película a los 20 años. El melodrama neorrealista «Arroz amargo» de Giuseppe de Santis (1948), lo lanzó a la fama en la Italia de la posguerra y también le trajo el amor de su vida. La película no sólo hizo a la actriz romana Silvana Mangano una estrella de la noche a la mañana, sino que también la convirtió poco después en la esposa de De Laurentiis. El matrimonio duró 40 años, hasta la muerte de la actriz en diciembre de 1989. La pareja tuvo cuatro hijos. Pocos meses después del fallecimiento de Mangano, De Laurentiis, entonces de 70 años, se casó con su colaboradora Martha, de 35 años, con la que tuvo otros dos hijos y fundó una nueva productora.

Los principales éxitos los celebró Dino -en realidad Agostino- de Laurentiis junto con su colega Carlo Ponti en Italia, con «La Strada» y «Las Noches de Cabiria», ambas de Fellini ganadoras del Oscar. También fue responsable de la legendaria obra monumental «La Guerra y la Paz» de King Vidor (1956). En un estudio cinematográfico construido para él y bautizado «Dinocittà», al lado de los famosos estudios Cinecittà, cerca de Roma, filmó durante años con el director John Huston «La Biblia» (1966).

A comienzos de la década del 70 se mudó definitivamente a Hollywood, asegurando que en Italia no se podían producir más películas. Allí, entre otros, De Laurentiis convirtió en estrella a Arnold Schwarzenegger con «Conan». Tras éxitos como «Serpico», De Laurentiis tuvo también algunos fracasos, entre ellos la nueva versión del clásico de 1993, «King Kong», con Jessica Lange en el papel de la rubia en manos del gigantesco gorila. La remake recibió críticas tan malas que De Laurentiis presentó la quiebra. Pero luego fundó otra productora con su esposa y su hija y siguió trabajando.

Entre la oleada de declaraciones de pesar se destacó el silencio de Sofia Loren (viuda de Carlo Ponti), cuya hermana Maria Scicolone, sólo dijo que la actriz estaba «muy dolida» por el fallecimiento del productor.

Dejá tu comentario