La Bolsa, en duelo

Edición Impresa

 El mercado estuvo ayer de duelo, conmemorando la muerte de un hombre valiente, que a pesar de sus defectos y pertenecer a una minoría, supo en su búsqueda de la verdad y la justicia enfrentar valientemente a los más poderosos y corruptos, hasta el punto de ofrendar su vida. Sirva pues estas líneas de homenaje a Martin Luther King y a todos los que como él son capaces de llegar a la heroicidad. Durante el fin de semana tuvimos la oportunidad de leer declaraciones de Thomas Piketty señalando que "Alemania nunca devolvió su deuda después de la Segunda Guerra Mundial; si no, todavía la estaría pagando". La realidad es que Alemania finalizó de pagar las reparaciones por la Primera Guerra Mundial -equivalentes a unas 96.000 toneladas de oro- el 3 de octubre de 2010. Estos pagos, suspendidos por Hitler, se reiniciaron en 1953 como parte de las concesiones de la Conferencia de Postdam que dividió a Alemania en dos. Al este, Alemania perdió cerca del 25% de su territorio, el 60% de la industria oriental -unos u$s 100.000 millones actuales- y el 10% de la occidental -valor no estimado- pasó a manos soviéticas y Polonia recibió unos u$s 1.000 millones actuales (quedan pendientes las demandas privadas). Al oeste, Holanda se hizo de 69 km cuadrados, Francia se quedó con las minas de carbón de Saar, la ex Yugoslavia recibió el equivalente actual de u$s 36.000 millones en maquinarias y equipos (más una porción menor en efectivo para las víctimas de experimentos) y en 1952 se acordó pagar a Israel y al Congreso Mundial Judío el equivalente a unos u$s 14.000 actuales (quedan pendientes las demandas privadas, por un monto que superaría los u$s 1.000 millones). Por otro lado, los EE.UU. e Inglaterra "importaron" unos 1.600 científicos y se quedaron con unas 46.000 patentes, 4.800 aplicaciones de patentes, 800 invenciones, 400 marcas y 200.000 derechos de propiedad alemanes por unos u$s 10.000 millones, que subastaban a sus ciudadanos (el ejemplo clásico es Bayer y la aspirina, subastados a Sterling Drug). Es difícil establecer un total de lo que le significó a Alemania el pago de las reparaciones tras la segunda guerra, pero es claro que el país ha logrado crecer como pocos por -o gracias a- honrar sus deudas.

Dejá tu comentario