Lanús se lo ganó en toda la cancha

Edición Impresa

Lanús le dio una lección de fútbol a Boca y le ganó con total justicia, en un partido que fue dominador total y debió marcar un par de goles más. Guillermo Barros Schelotto mostró un equipo con estrategia y buen manejo del balón.

Boca volvió a decepcionar en lo futbolístico, pero esta vez tampoco tuvo la solidez defensiva acostumbrada y sólo el uruguayo Emiliano Albín se salva de la crítica, con una actuación prolija y mandándose mucho al ataque.

De la mano de Guido Pizarro, Matías Fritzler y el uruguayo Mauricio Pereyra, Lanús se adueñó de la pelota en la mitad de la cancha y a partir de allí manejó el partido, con mucha rotación y toque, aunque sin demasiada profundidad, ya que Gonzalo Castillejos estuvo errático y desaprovechó lo que generaban sus compañeros. Lanús era el dueño del partido, pero no lo podía hacer valer en el marcador, hasta que un grave error de Oscar Ustari le permitió ponerse en ventaja. El arquero fue a buscar una pelota en la altura y se le resbaló de las manos, ante un cabezazo de Valeri, la pelota la salvó Schiavi con una chilena y después de rebotar en el travesaño, Regueiro fue el más rápido y la mandó a la red.

El segundo tiempo fue muy parecido al primero, y los cambios que hizo Falcioni (Colazo por Clemente Rodríguez y Gaona Lugo por Erviti) no mejoraron a Boca, que buscaba solamente un cabezazo de Silva y Viatri como recurso para empatar el partido.

La expulsión de Regueiro (antes el árbitro Mauro Vigliano no cobró un claro penal de Caruzzo a Pizarro, que sería expulsión del defensor) complicó a Lanús, que tuvo que jugar de contraataque, pero a los 42 minutos Diego Valeri aprovechó un buen pase del paraguayo Ayala y puso el 2 a 0 final.

Dejá tu comentario