Las lluvias generan más casos de roya de la soja

Edición Impresa

El Gobierno detectó este año cuatro casos del hongo asiático en la soja del ciclo 2009/10, más que los encontrados para la misma fecha del año pasado, pero expertos afirmaron ayer que la peligrosidad de la enfermedad es actualmente muy baja.

Las fuertes lluvias de las últimas semanas fomentaron la aparición temprana de la enfermedad -también conocida como roya de la soja- en la Argentina, el mayor exportador mundial de harina y aceite de la oleaginosa, pero su desarrollo no afectaría de forma relevante los rendimientos.

«Los productores están atentos y al encontrar los primeros síntomas hacen los controles y la enfermedad no progresa, no se expande. Además, la roya no es tan peligrosa como se pensaba al principio», explicó Pablo Cortese, director de Sinavimo, el ente oficial de monitoreo de plagas.

Casos detectados

La roya, una enfermedad provocada por un patógeno que afecta a las hojas y los rendimientos de las plantas, fue detectada hasta el momento en Santa Fe y en Entre Ríos -dos casos en cada una-, la segunda y la quinta provincias productoras de soja del país.

«El año pasado, cuando se registró un total de 31 casos, las detecciones empezaron en marzo, pero hubo clima seco. Ahora el clima húmedo es propicio para que haya roya, más que el año pasado seguro», señaló Jimena Pombo, ingeniera agrónoma de Sinavimo, que depende del organismo sanitario estatal SENASA.

Pero la enfermedad afectaría tan poco a los rendimientos que los especialistas esperan una cosecha récord de soja en la Argentina, que es el tercer exportador global de granos de la oleaginosa.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires prevé que la producción del ciclo 2009/10 será de 52 millones de toneladas, mientras el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estima que llegará a 53 millones de toneladas.

Pérdidas

La roya causó pérdidas relevantes en el pasado y perjudicó mucho a otros países de la región como Brasil, el segundo exportador mundial de granos de soja, pero actualmente su peligrosidad es semejante a la de otras enfermedades producidas por el clima húmedo, que sólo en baja medida afectan al grano.

«La mancha ojo de rana -denominada también cercospora- y las enfermedades de fin de ciclo causan también daños importantes. Son todas enfermedades foliares que disminuyen los rendimientos, hacen que las plantas produzcan menos granos», aseguró Cortese.

Dejá tu comentario