21 de diciembre 2012 - 00:00

Lo que se dice en las mesas

Más movido no podía ser el fin de año. Ayer hubo cóctel de noticias: primero saqueos en Bariloche, luego marchas y cortes en el microcentro porteño hicieron imposible la salida de la City financiera, y por último, el anuncio sobre la expropiación de La Rural. Los eventos ya no existen y las reuniones son estrictamente político-financieras. El ejemplo principal: la de ayer por la tarde en el Mercado de Valores, en la que participaron los principales agentes de la plaza. A diferencia de la cumbre anterior, en esta ocasión reinó la concordia y se expusieron los avances en la fusión del Mercado de Valores con la Bolsa de Comercio. Tal como ya se hubiera anunciado, luego de producida, se «invitará al resto de las plazas». Las barreras que se avecinan a la unificación voluntaria de todas las plazas pasan por la reedición de viejos enfrentamientos, al estilo de unitarios y federales. En esta ocasión, serían entre agentes vs. bancos extranjeros. Recuérdese que está de por medio también la incorporación del MAE a este mercado único. Por ello es que ayer en el edificio del Merval sobre la dinamitada -por las reparaciones, no por la CNV- calle 25 de Mayo se escucharon también advertencias. Un experimentado y respetado agente, exvicepresidente de la Bolsa, aseveró: «Tampoco hay que dejar que sellos de goma, como son algunas plazas bursátiles del interior, quieran imponerse como grandes actores del mercado». Se pidió también llegar a una postura consensuada en la asamblea extraordinaria del Merval. La CNV, al parecer, está enviando señales de tranquilidad a operadores en el sentido de que no pretende pulverizar o dinamitar intermediarios.

Donde hubo también muchos inversores, cerca de 150, fue ayer en la presentación que hicieron el abogado Eugenio Bruno y los economistas Nicolás Dujovne y Gabriel Rubinstein. Tuvo lugar en el Hotel Argenta, sobre la calle Juncal. «Griesa y la Cámara no leen mucho las presentaciones. Resuelven las cosas de acuerdo con las leyes y con los resultados de las audiencias. La del 27 de febrero será fundamental», dijo Bruno. «Si hubiera default técnico, la actividad económica podría caer un 2,5% aproximadamente y afectaría principalmente al financiamiento al sector privado», dijo Dujovne. Por último, Rubinstein advirtió que «la probabilidad de default es mayor que la que estima el mercado. Me da la impresión de que no están leyendo bien este riesgo. Nosotros vemos una probabilidad de default mayor al 50%». Los inversores, en su mayoría «cuponeros», salieron con alta dosis de preocupación respecto del tema del verano 2013.

Con los dos feriados del arranque de la semana próxima, se espera que la actividad financiera en Buenos Aires caiga drásticamente, por lo que mañana podría ser el último día de actividad a pleno del año. De a poco se van armando las agendas para el verano en Punta del Este, donde los bancos siempre son protagonistas, aunque este año en general mantendrán un perfil mucho más bajo. El Citi, por ejemplo, no realizará el evento que todos los años organizaba en Narbona a fines de diciembre, aunque mantendrá un programa de beneficios en restoranes y espectáculos. El HSBC, por su parte, organizó una megafiesta en La Huella para los primeros días de enero y además tendrá un parador propio en José Ignacio. Banco Itaú también tendrá su propio parador y además será anfitrión de un encuentro en el que participará el periodista Andrés Oppenheimer. Los bancos de inversión extranjeros también realizarán algunas charlas para sus inversores aunque con perfil muy bajo para no incomodar a los asistentes.

Agenda ocupada para «el Talibán», el operador y economista que se escuda bajo ese alias. Justo cuando iba a ingresar en «Siamo nel forno», a su juicio, la mejor pizza de Buenos Aires, «estilo la de Piazza Navona», dio sus pronósticos financieros. Aseveró que hay que concentrarse en los bonos argentinos, y no despreciar a los de las empresas, como los de PAE y los del Galicia.

Fueron muchos los que en los últimos días efectuaron trámites para comprar moneda de países limítrofes. Con los reales no hay problema, porque las casas de cambio ya habían previsto demanda y mandaron a importar. Pero la tarea se vuelve mucho más difícil con los pesos uruguayos. Si bien el organismo previsional aprueba operaciones para la compra de esa moneda, en la práctica está resultando prácticamente imposible conseguirlos. Los bancos no tienen y las grandes casas de cambio tampoco, por lo que en ocasiones hay que recurrir a pequeñas entidades especializadas para hacerse de los billetes. Se consiguen un 10% más caros, eso sí, pero igual resulta mucho más conveniente que comprar directamente en Uruguay. Es sencillo cambiar pesos argentinos por pesos uruguayos del otro lado del Río de la Plata o incluso por dólares, pero se toma un tipo de cambio que es equivalente al del paralelo. Para conseguir euros o dólares una vez que se lo autoriza no hay mayores inconvenientes. Y para sorpresa de muchos, que esperaban que el grifo se cerrara casi totalmente en esta época, se está aprobando buena parte de los pedidos de los que solicitan divisas para viajar en vacaciones, aunque los montos de esa autorización varían.

Informe navideño de «el Oso», el ejecutivo de banca privada que se escuda bajo ese seudónimo. Tuvo su fin de año a puro acierto, por ello es que seguramente en febrero se lo verá en Punta del Este gozando de vacaciones a todo lujo, sin importarle cepos o pagos «cash» o con tarjeta. Y todo generado en este diciembre de gloria. A continuación, su visión actual: «1) estamos llegando a Navidad y el mundo a todo vapor, las Bolsas asiáticas en sus máximos de los últimos 16 meses, la Bolsa americana queriendo volver, pero necesitan que le confirmen que hay acuerdo fiscal; 2) éste ha sido un año que a mi humilde entender será difícil de repetir en 2013, por lo menos por el lado de la renta fija en los países emergentes ya que sus bonos en general, con algunas excepciones como Argentina y Venezuela, no tienen demasiado recorrido; 3) Europa está peor que hace un año, le siguen regalando plata a Grecia y los negocios los continúan haciendo los fondos mientras el desempleo sigue en aumento y la situación del país también; el euro está en 1.325, una locura; 4) hace muchos años alguien me dijo que tenía que aprender a leer entrelíneas; me refiero al cambio de embajador en EE.UU.; terminó una misión importante con YPF y Chevron y ahora va por algo más importante, el Club de París y Repsol; 5) un párrafo aparte merece el desempeño de la Bolsa argentina, en particular de YPF en los últimos 20 días, y como les dije hace unos días, esto debería continuar porque hay mucha liquidez en la plaza y hasta febrero tenemos el horizonte despejado a menos que en EE.UU. no lleguen a un acuerdo fiscal; 6) un comentario para aquellos fanáticos de Apple que ha caído de sus máximos un 25% (705 a 520 dólares); como verán, nada es para siempre; de cualquier forma es una empresa con 120.000 millones en cash y un mercado interesante, pero creo que ha entrado en su proceso de maduración; por ello les recomiendo comprar notas con protección a la baja del 30% y con una tasa del 10% anual a 12 meses; me sigue gustando Nokia (bonos y acciones), y los bancos argentinos sin lugar a dudas hasta próximo aviso». De nuevo, un todoterreno financiero, «el Oso».

Con su «smartphone» con todas las cotizaciones, «el Maître» opera a pleno desde «Azul Profundo», en Retiro. Este veterano de guerra de la Bolsa termina también un diciembre inolvidable en lo financiero. Rolls de por medio, dice ahora que «en EE.UU. se ve cautela por el momento, pero son optimistas en el futuro con la economía. Muestra de esa confianza es la de General Motors al comprarle al Tesoro norteamericano el paquete accionario que éste había adquirido para evitar la bancarrota en 2009». Agrega que «la corrección a la baja que se ve en los indicadores es para descomprimir e impulsar más la tendencia al alza. En la Bolsa local se ven tomas de ganancias puntuales, producto de la alta rentabilidad de este último tiempo». Sus consejos: seguir Aluar, Siderar, Telecom, Macro, Francés y Ledesma. «Eso sí, después del vencimiento de opciones; también sigan las energéticas, que con el aumento del transporte aumentan las chances de una suba de tarifas a mediano plazo», concluye.

Las fuertes regulaciones y la búsqueda de fondos por parte del Estado están generando subas de tasas en el mercado local. Algunos emisores privados de deuda, por ejemplo, suspendieron la colocación de títulos porque el mercado pedía un rendimiento demasiado alto. Y algunas provincias como el Chaco tuvieron también que admitir tasas más elevadas (22%), aunque en este caso pudo estar ligado a la desconfianza generada por el episodio de pesificación que se desató en octubre. La presencia de YPF en el mercado local les quita espacio a otros emisores, a lo que se suma la obligación que tienen los bancos de prestar un 5% adicional de sus depósitos privados para financiar proyectos productivos. Ante este mayor direccionamiento de los recursos que dispone el Gobierno, es inevitable que el resto de las líneas (por ejemplo, financiamiento vía tarjetas de crédito o préstamos personales) sufra incrementos adicionales para compensar otros segmentos que se endeudan a tasas claramente negativas.

Dejá tu comentario