Los 100 años del hallazgo del busto de Nefertiti

Edición Impresa

Berlín - El Neues Museum de Berlín celebrará con una gran muestra el centenario del hallazgo de su principal atracción, el busto de 3.300 años de antigüedad de Nefertiti, la bella esposa del faraón egipcio Akenatón.

El famoso busto de Nefertiti contará con una réplica en bronce para que el público de la muestra, que se inaugurará en diciembre pueda tocar la efigie de la reina egipcia, según anunció ayer la organización de la exposición: «Queremos que el visitante pueda experimentar la belleza del busto también a través del tacto», declaró el arquitecto responsable del diseño de la exposición, Noel McCauley, durante la presentación de la muestra, al aludir a la réplica en bronce.

Centenares de objetos serán exhibidos por primera vez para recordar el descubrimiento, el 6 de diciembre de 1912, del busto de la llamada Reina del Nilo, que atrae a más de un millón de visitantes al año al museo berlinés.

«Los objetos descubiertos ofrecen una visión sumamente ilustrativa de la vida cotidiana de entonces», señala el director del Neues Museum, Michael Eissenhauer, sobre el Egipto del 1346 antes de Cristo.

La muestra será erigida literalmente en torno a la reina consorte egipcia, dado que el busto es tan delicado que no puede ser movido. Por ello, la cabeza de Nefertiti permanecerá en su lugar de honor, en la sala de la cúpula norte del museo restaurado por el arquitecto David Chipperfield.

Otra de las joyas de la exposición es el diario de excavaciones del arqueólogo Ludwig Borchardt, quien halló estos tesoros. «Busto pintado de la reina, 47 cm de alto (hallado)», consigna el 6 de diciembre de 1912. «Colores como si hubiese sido recién pintado. Excelente trabajo. Inútil describir, mejor ver». Eso es lo que también opinan los organizadores de la muestra.

El arqueólogo alemán Ludwig Borchardt halló el busto en excavaciones en el que fue el taller del escultor Tutmosis. Allí también encontró una pintura del faraón Akenatón, que ha sido restaurada y será exhibida por primera vez al público.

También fueron restaurados un sinnúmero de objetos que languidecían en los depósitos: ánforas, jarros, ornamentos y joyas. Un total de 600 objetos forman parte de la muestra conmemorativa.

Las excavaciones en el valle egipcio de Amarna, entre Luxor y El Cairo, fueron realizadas a principios del siglo XX bajo la dirección del egiptólogo alemán Borchardt y financiadas por el empresario y mecenas berlinés James Simon.

Borchardt y su equipo hallaron entre 7.000 y 10.000 objetos, de los cuales unos 5.500 fueron llevados a Berlín en virtud de un repartición usual en aquellos tiempos. También el protocolo del acuerdo para la distribución de los objetos será parte de la exposición.

Egipto ha demandado en repetidas ocasiones la repatriación del famoso busto, especialmente a instancias de quien fuera durante décadas el arqueólogo jefe del Museo Egipcio de El Cairo, Zahi Hawass. El experto fue depuesto tras las revueltas que derrocaron al presidente Hosni Mubarak. Ahora, los nuevos responsables «ven la muestra con buenos ojos», se apuntó desde Berlín.

Agencias DPA y EFE

Dejá tu comentario