Los mercados temen nueva Guerra Fría

Edición Impresa

Nueva York - Con todas las incógnitas abiertas después de que un avión se estrellara en Ucrania en extrañas circunstancias y con el ataque terrestre del Ejército de Israel en Gaza, la inestabilidad internacional se apoderó de los mercados y Wall Street cerró con sus tres índices en números rojos.

La crisis entre Ucrania y Rusia, que al desatarse el año pasado ya había propiciado una caída generalizada de los mercados, tuvo ayer un capítulo de máxima tensión que llevó cuesta abajo la Bolsa y al que se sumó un giro de última hora en Gaza, donde el Ejército de Israel anunció una ofensiva terrestre (ver página 14).

Los inversores, cuando pensaban estar más pendientes de datos macroeconómicos y resultados empresariales después del récord del Dow Jones del miércoles, se levantaron con dos palabras que asustan no sólo a los mercados: Guerra Fría.

Sanciones

Quien las había pronunciado era el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, y era la airada respuesta a las sanciones económicas adoptadas por Estados Unidos contra su país. Todos los índices comenzaron a la baja.

Sin embargo, los datos positivos del empleo hicieron a los inversores no tomar demasiado en serio esas amenazas y centrarse en que la economía estadounidense sigue dando, por lo general, buenas noticias, como el dato de las solicitudes de desempleo, que ayer fue el mejor en los últimos nueve meses. Así, una hora después del inicio de la sesión, los índices rozaban las ganancias.

Pero entonces, poco antes de media rueda, ocurrió lo que marcó el resto de la jornada: un avión de Malaysia Airlines con 298 personas a bordo se estrellaba en pleno campo de batalla en Ucrania y la mera posibilidad de que fuera un acto de guerra, como apuntaba Ucrania y desmentía Rusia, llenaba de preocupación e incertidumbre al mundo y, por extensión, a los operadores bursátiles.

Entre miedos, preocupaciones, conversaciones entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con el de Rusia, Vladímir Putin, se llegó a la campana de cierre sin tener claro si era un accidente que se suma a la maldición reciente de Malaysia Airlines, ya que también era de esta línea aérea el avión desaparecido en marzo, o a un episodio bélico que sin duda tendrá consecuencias políticas y económicas graves.

Por el momento, las principales compañías aéreas cerraron ayer con números rojos, cayendo especialmente United Continental, American Airlines y Delta.

Pero cuando parecía que la situación no podía ser más compleja, a pocos minutos del cierre la olla a presión internacional estalló no en Ucrania, sino en Gaza, donde el Ejército israelí inició una operación terrestre tras diez días de bombardeos aéreos masivos y en respuesta al incesante lanzamiento de cohetes desde la Franja.

Así, quedaban como anécdotas locales los resultados empresariales con varias firmas publicando sus balances: la más beneficiada fue UnitedHealth, que revisó al alza sus previsiones de facturación y beneficio por acción y dejó a los únicos tres elementos del Dow Jones en números verdes.

Entre las que sufrieron estuvo la casa de la Barbie, Mattel, que sufrió un descenso del 61% en los resultados del último trimestre respecto al año pasado.

Finalmente, Microsoft anunció un recorte de plantel de 18.000 empleados, que los inversores interpretaron como algo positivo para sanear las cuentas de la empresa, y se revalorizaron sus acciones.

Dejá tu comentario