Los votos a Michetti desatan la segunda guerra porteña

Edición Impresa

 El alto porcentaje de adhesiones que obtuvo el PRO en la elección porteña (47,37%) no termina de arrojar a la calma a los adherentes al ganador de las PASO, Horacio Rodríguez Larreta. Ahora el macrismo ve como principal rival al debutante Martín Lousteau, a pesar de la diferencia de votos que mantuvo con el jefe de Gabinete de Mauricio Macri: Lousteau el 17,83%, Larreta el 28,41%. Es que Gabriela Michetti, segunda en la tabla de resultados, llegó al 18,93% y más lejos, el kirchnerista Mariano Recalde, al 12,29%. Luego dos candidatos de la izquierda concentraron el 4,29% (Miryam Bregman del FIT y Luis Zamora).

Esos guarismos distraen ahora las campañas de los principales rivales, donde además, la izquierda resultará más visible que en las PASO y con posibilidad de captar aquel voto protesta o del vecino sin candidato.

Como sea, ayer mismo el propio Mauricio Macri salió a desestimar las posibilidades del economista ex K (ver nota aparte). El PRO tiene la certeza de retener los votos que obtuvo Michetti, pero además quiere competir con los votantes de Lousteau. A su vez, ese candidato, ante la diferencia de votos que lo separó del kirchnerismo y que lo arrimó al resultado de Michetti, salió a admitir que buscará esas adhesiones.

Curioso es que también el kirchnerista Recalde apueste ahora a sumar para el Frente para la Victoria votos del PRO.

Objetivo

Es la guerra que desatará la campaña que comienza hacia las elecciones generales del próximo 5 de julio, con un kirchnerismo además que se despojó de sus lotes periféricos del no pejotismo que quedaron fuera de todo reparto.

"Queremos convencer a los que votaron a Gabriela, pero también a los votantes de otras fuerzas", explicó Fernando Sánchez, quien será el vice de Lousteau en las generales y disparó que en la campaña de Rodríguez Larreta se habrían usado fondos del Gobierno porteño.

"El PRO critica al Frente para la Victoria e hizo lo mismo. Michetti criticó eso ahora, pero antes era la beneficiaria", advirtió el compañero de fórmula de Lousteau.

"Vamos a volverles a hablar a todos los votantes de la Ciudad porque estamos convencidos de que vamos a ir al balotaje con el PRO para discutir en serio los problemas
", se animó el "lilito" y completó con que "vamos a ir a convencer a uno por uno, cuando nos decían que salimos abajo del Frente para la Victoria nosotros decíamos que teníamos una propuesta muy buena que era salir de la mediocridad de la comparación".

"A los que votaron a Michetti vamos a ir a convocarlos, como a todos los que no nos conocieron en esta breve campaña", explicó Recalde ante los micrófonos de radios ayer y señaló que "vamos a convocar a todo el progresismo que no superó el 1,5 por ciento, que es un voto crítico y quiere una Ciudad menos tirada a la derecha".

Por ahora el equipo del titular de Aerolíneas Argentinas busca completar la fórmula que llevará al cuarto oscuro del 5 de julio, para lo cual mañana vencería el plazo de presentación, ya que en las PASO se definió el candidato a jefe de Gobierno y el ganador debe elegir a su vice. Así, para el macrismo retener los votos que obtuvo la rival de Horacio Rodríguez Larreta es la estrategia básica, que dejaría al jefe de Gabinete a sólo tres puntos de ganar en primera vuelta y evitar el balotaje previsto para el próximo 19 de julio.

Pero para Lousteau, que se ha mostrado amigo de la senadora, quien a su vez además recibió saludos y felicitaciones de Elisa Carrió (madrina de la precandidatura del exministro de Economía) no bien se anticiparon los festejos y las desilusiones tras la votación del domingo pasado, conquistar a esos votantes también es la base de su estrategia que comienza ahora.

Dejá tu comentario